Últimos temas
» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint
Lun Jun 22, 2015 7:34 pm por Invitado

» Requiem of Fiore {Élite}
Sáb Mayo 30, 2015 12:41 pm por Invitado

» Twilight Secret (Élite)
Dom Mayo 24, 2015 1:12 pm por Invitado

» Con mi guarda espaldas -Priv- momentos de al Cb
Vie Mayo 15, 2015 6:50 pm por Zinay Nut

» | N o N a m e | Newman's File
Vie Mayo 15, 2015 12:17 am por Amelie C. Pond

» Awards {Mayo}
Dom Mayo 10, 2015 4:32 pm por Amelie C. Pond

» :: Fate/Nova :: { Elite }
Dom Mayo 10, 2015 11:54 am por Invitado

» Dong Nae Art School [Normal]
Sáb Mayo 09, 2015 6:48 pm por Camilo L. Slavka

» Academia ShowON ♛ Afiliación Élite
Sáb Mayo 09, 2015 6:35 pm por Camilo L. Slavka


The Beginning ― Priv. Anthony

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Beginning ― Priv. Anthony

Mensaje por Amelie C. Pond el Miér Jul 30, 2014 7:56 pm

La elegancia misma conformada por un enorme edificio perfectamente diseñado y estructurado, con una inmensa cantidad de pisos, habitaciones y pasillos que ni siquiera en el –poco- tiempo que llevaba en aquella empresa habría ni tendría la oportunidad de explorar, una atención de cinco estrellas, incluso siendo llamada mejor que la de algunos otros establecimientos y hoteles en que el cliente es lo primero, y por si esto fuese poco, muchos de los más reconocidos artistas del mundo del entretenimiento habían surgido de aquella empresa, de una forma que lo hacían ver simplemente, sencillo. Aquello era nada más y nada menos que Mighty long fall records, y pese a que lo repitiera ya muchas veces en su cabeza y se pellizcase aún no podía creer que era ya parte de esta empresa a la cual desde su niñez prácticamente había deseado entrar.

Respiró profundamente, acomodando la falda del vestido que llevaba antes de salir del auto el cual ahora mismo le dejaba en las puertas de aquel edificio, bajó con cuidado, pues el caminar con tacones aún resultaba algo incómodo para ella, a pesar que ahora formaba parte de su día a día, sus pasos eran pausados, armoniosos y  pese a no llevar un calzado cómodo, demostrando una seguridad quizá solo reflejada por la joven de anaranjada cabellera. Esperó tranquila a que su manager bajase también, para después seguirle hacia dentro el edificio, el cual como siempre fueron bien recibidos y acompañados hacia la respectiva sala en la que dentro un tiempo más tendrían una reunión.

Su carrera aún iniciaba, sin embargo como era de esperarse su empresa y por supuesto su manager ya tenían planes para ella, y claro para su carrera. Esta vez se trataba de un vídeo musical, ost para una película en la cual participaba, y ella debía estar presente para formar parte de este como una forma mayor de promover su imagen. No tenía idea acerca del solista, banda o grupo, mucho menos de que estilo o que canción se trataba, solo tenía que presentarse, vestir bien, causar una buena impresión y luego hacer el trabajo que le mandasen, últimamente todo había sido de tal forma que comenzaba a hartarle, no era que odiase su empresa, sin embargo su manager tomaba ahora su carrera en sus manos sin preguntarle si deseaba algo o su opinión siquiera. Lo cual ahora mismo era lo que le tenía mal, el que lo demostrase en realidad, ya era otro asunto completamente distinto.

Una sonrisa mediana adornaba su rostro, su mirar era tranquila, sin embargo para nada fría, por el contrario esta daba aquella sensación de amabilidad que pocas veces demostraba a desconocidos, No sería una actriz si no lograse esa clase de actos ni siquiera en una pequeña junta ¿cierto?. Orgullosa de no haber sido descubierta jamás, ahora caminaba directo a la habitación de espera, saludando a todos aquellos que se topaba en su camino con una amplia sonrisa. Al llegar por fin al lugar en la cual con vídeos musicales de los idols de la misma empresa se ambientaba el lugar, era posible reposar tranquilamente lo primero que deseó fue deshacerse de los tacones y de aquella incomoda sonrisa. No obstante, y antes de cualquier cosa deseaba comportarse como era debido.

¿Llegarán pronto? Sin importarle otra cosa, cuestionó enseguida a su manager quien ya le miraba un tanto furioso, a punto de regañarle y darle el sermón de siempre, adivinando quizá el pensamiento de la joven y lo mucho que detestaba tener que vestir formalmente. Ella era alguien mucho más sencilla, menos ‘formal’, por lo que su paciencia ante esta clase de reuniones y formas de vestir le resultaban algo agobiantes. No, me han avisado que tardarán mínimo media hora más de lo planeado. Es decir tienes una hora antes de que nos encontremos con ellos para la explicación del vídeo y reparto Apenas terminó de hablar aquel hombre y la joven actriz se encontraba ya sin tacones y recostada en uno de los sofás revisando su móvil como si la conversación con el otro jamás hubiese existido.

Te veo en una hora entonces musitó aquel hombre antes de salir por la puerta principal de la sala de estar y dejarle sola, era lo que deseaba después de todo, un pequeño momento de tranquilidad en el cual poder descansar y ser ella misma. Tan pronto su manager dejó la sala, la joven volvió su mirar hacia su móvil, recostándose con la cabeza hacia abajo, colgando del sofá mientras que sus pies se encontraban descalzos sobre el respaldo, poco le importaba que sus piernas estuviesen descubiertas, aunque casi lograba escuchar el regaño de su manager al estar descansando de tal forma en la sala de estar como si de su propia casa se tratase. Se encontraba centrada en jugar con sus pies, mientras su atención vagaba entre la pantalla de su celular y la pantalla que mostraba vídeos en el fondo de la habitación.

Un momento de distracción en el celular y una canción más había acabado, rara vez lograba reconocer de que canción, cantante o grupo se trataba, sin embargo la canción que a continuación comenzó a sonar le reconoció enseguida, la había escuchado una sola vez en la radio y esta había sido suficiente para que la dueña de aquellos orbes rojizos se enamorara de esta sin más. Take my hand, and bring me back Dejó rápidamente su móvil a un costado suyo y segura de que nadie entraría a la habitación comenzó a cantar sin importar su poca entonación o mala voz, solo disfrutando de acompañar aquella melodía y voz que le habían encantado desde el momento en que les había escuchado siguiendo la letra. I risk everything if it’s for you, I whisper into the night. Telling me it’s not my time and don’t give up ~


avatar
Amelie C. Pond

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Beginning ― Priv. Anthony

Mensaje por Anthony Von Diederich el Miér Jul 30, 2014 10:49 pm

La simplicidad en las cosas parecía estar apoderándose te la sociedad, hacer cosas planas y cuadradas excusándose con conceptos ”modernos”, podrían afirmar más fácilmente que quieren ahorrarse tiempo y dinero. Pensamientos de disgusto, pasaban por la cabeza de Anthony, sus ojos enfocaban su cuarto de hotel por la mañana, ese toque moderno estaba en todas partes, en el baño, cocina, cama, hasta en las lámparas. Claro estaba que el joven no podía quejarse ante el mánager que le había asignado su empresa, y tampoco podría pagar una habitación en un hotel tan costoso como en el que estaba, pero el disgusto en cierta parte con el arte antiguo, quedaba como un objeto punzo-cortante en la mente del castaño. Los suaves pasos mientras aquella sensación de un frío helado daba en las plantas de los pies de Tony, hasta acercarse al balcón. Un calor típico de Los Ángeles cubrió por completo la piel del joven, nuevamente, había una sensación, pero ésta se consideraría como un relajo más que nada, escapar del frío infernal de esa habitación era una de las cosas que añoraba en sus días de estar en la ciudad.

Después de un largo baño de agua caliente en la tina del baño, no sentía muy bien la necesidad de salir de la comodidad del agua al poco frío que quedaba en el cuarto después de apagar el aire acondicionado. Por lo menos el vestidor del baño estaba por los momentos, temperado con el calor emitido por el agua, era un punto a favor de Anthony por ahora. Sus pupilas enfocaron el reloj de mano que estaba reposando a un lado, haciendo saber que ya más o menos se hacía tiempo de que fuese saliendo a los estudios, se le tenía llamado para grabar un vídeo o algo por el estilo, tenía la información guardada en algún lugar de la habitación. Sin embargo, por el momento, se limitó a salir con cuidado de la tina, y luego vestirse con un jean negro, una camisa blanca, y un suéter ligero de color negro por encima de ésta, junto a unos zapatos de color negro con líneas blancas. Recapitulando en su cabeza, Tony no se podía quejar mucho sobre la simplicidad de un cuarto, viendo cómo iba vestido a lo que se suponía que sería una reunión formal, pero para lo que se prestaba el tiempo, no parecía tener muchas oportunidades por delante. Recogiendo rápidamente su móvil que se encontraba sobre una mesa, al igual que las indicaciones de lo que se haría, recogiendo éstos y doblándolos en par, para leerlos de ida al lugar.

Posterior a haber salido del hotel, uno de los beneficios que por lo menos agradecía del hotel, era la cercanía que tenía con el edificio de la empresa a la que se dirigía. Digamos que tendría que hacer un mínimo esfuerzo caminando, pero no le implicaría tener que estar entre las complicaciones de estar en un taxi con tráfico por las calles de la ciudad. Sin embargo, tenía la facilidad de caminar unas cuadras, y mientras hacía esto, pues qué mejor, sacó el documento que tenía las indicaciones, abriéndolo en par, leyendo la razón por la que iría. Lo que lo llevó a recordar que recientemente había grabado su primer single. No esperaba que en las épocas, aún haya muchos fans del rock, pero en sí, la canción tuvo una buena respuesta parcialmente. – Con que una película… – Murmuró en voz baja, moviendo a duras penas sus labios para sí mismo. Básicamente, así era; lo que se establecía en el documento, era que se grabaría una canción para cierta película, de la que ciertamente, pues nada sabía de ella, pero esperaba que esto no fuese mucho problema, por los momentos no quería ser de aquellos artistas que sólo tienen una canción famosa, y luego quedan en el olvido. Sería un destino bastante miserable desde el punto de vista del castaño, por más egoísta y desconsiderado con los artistas que les pasó ese fenómeno.

Al llegar al gran edificio, intentar no sentir la exageración en la estructura era imposible, pero el lugar era agradable en su totalidad, aquella atención no se podía encontrar en cualquier lugar. Al parecer, estos tratos de cordialidad al pasar solamente por la puerta de entrada eran típicos de Mighty Long Fall Records por la normalidad de cómo actuaban los empleados del lugar. Caminar sólo entre tanta gente podría hacerle perderse, pero por los momentos, tenía una pequeña guía en su cabeza sobre a dónde tenía que dirigirse. Entre los pasillos y el tráfico de personas, finalmente pudo encontrar la sala en la que tenía que esperar a lo que serían las órdenes de cómo se grabaría el vídeo, y toda la logística que éste conllevaba. Sin pensarlo dos veces, tomó la perilla de la puerta, y abrió ésta rápidamente para entrar al lugar. Claramente, lo que más resaltaba de todo lo que podía haber en aquellos momentos era que la canción que recientemente había grabado estaba sonando en la sala, y cómo no, su vista enfocó a una muy inspirada joven con un cabello sumamente espectacular cantando ésta. Principalmente, debería de sentirse feliz de tal persona estuviese cantando su canción, pero dadas las situaciones, podría resultar incómodo para los dos, y ya no podría salir diciendo “Que entró a la sala equivocada”. Claramente, la pelirroja se percataría de la presencia de Anthony rápidamente, pues el sonido de la música se hacía menor al juntarse con el sonido de afuera. Al cerrar la puerta, el joven dio unos pasos en la sala, dejando los documentos sobre una mesa. – Es una buena canción ¿No? – Podía estar la posibilidad de que aún no se supiese del todo bien el autor de la canción, así que por los momentos, para no generarle incomodidades a la joven, prefería mantener un perfil relativamente bajo. Con una sonrisa leve en su rostro, y un rubor leve en sus mejillas, preguntó sin más, interrumpiendo el recital dado por la desconocida.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Beginning ― Priv. Anthony

Mensaje por Amelie C. Pond el Jue Jul 31, 2014 1:15 pm

Tan concentrada estaba la pelirroja en aquella pequeña actuación para sí misma que poco llegaba a importarle lo que sucedía a su alrededor, claro que contaba con la suerte de que nadie más utilizaría aquella sala durante una hora o probablemente más debido a que jamás llegaban a tiempo, pensaba que tenía todo el tiempo del mundo y que no importaba que tan alto cantara, simplemente nadie haría caso o simplemente lo pasarían por alto, pasando claramente de igual forma de la sala en la que ahora se encontraba, le agradaba esa sensación de libertad que ahora mismo tenía, descansando un poco de aquellos cansados tacones y del vestido que si bien las faldas le gustaban, resultaba incomodo usarles pues no podía tomar ciertas posturas, justo como la de ahora, pero ¿Qué importaba?, por ahora era totalmente libre de hacerlo, pues bien merecido se lo tenía luego de una semana llena de trabajos que le obligaban a vestir y actuar de ciertas formas.  Cerró sus ojos disfrutando la melodía y cantando suavemente, intentando mejorar el sonido de su voz que no le terminaba de agradar, y tratando de olvidar de esta forma sus frustraciones, concentrándose solo en el momento.

No deseaba que la canción acabase, así como lo que menos esperaba era ser interrumpida y claro, encontrada en aquella posición, forma y siendo tan … ‘’ella’’ , razón por la que al momento en que justo frente a ella, ya que se encontraba de cabeza, escuchó una voz un poco familiar, aún sin saber exactamente de quien se trataba, le interrumpió secándola de sus pensamientos y de su mundo. No se trataba de una persona que quisiera hacer burla aparentemente, pues su pregunta y la forma en que este la había formulado le parecían de lo más tranquilos y amables. Desgraciadamente el problema no era más que ella y su ridícula forma de pensar acerca de la ‘imagen’’ que mantenía y deseaba mantener. Al paso de escasos segundos apenas se apresuró a levantarse del sofá que le servía de cama, bajando sus piernas del respaldo y enderezándose para tomar una mejor posición. No obstante no solo bastándole con esto y sin dejar pasar ni un segundo se intentó levantar para verse un tanto más presentable y poder saludar como era debido al contrario, pero se encontraba mareada pro el repentino movimiento y el tiempo que estuvo de cabeza, acciones que luego de su imprudencia le llevaron a caer al suelo.

La joven de rojos orbes no podría ya controlar aquella vergüenza que sentía, no solo le habían visto de aquella forma, ridiculizándose quizá a si misma, sino que ahora hacía de comediante para aquel chico cayendo al suelo con torpeza. Un notorio color rojo se esparció por sus mejillas, acto seguido, en lugar de terminar de levantarse llevó ambas manos a su rostro intentando ocular su vergüenza y el notorio sonrojo que ahora tenía, sin mencionar la frustración que sentía al haberse hecho quedar de tal forma ella misma. Era una chica que más que cualquier cosa deseaba proteger su imagen, por lo que aunque fuesen pequeños detalles como ese, le frustraban, le hacían sentir tan patética. Aun cubriendo su rostro, se acomodó en el suelo al lado del sofá evitando mirar a los ojos o siquiera de reojo al chico que probablemente se estaría burlando de ella.

¿Podrías… no contarle a nadie sobre esto? Musitó en un hilo de voz, negándose a mirar al otro, negándose a tener que recordar el momento que había presenciado aquel joven. Que vergonzoso Escondió enseguida su rostro entre sus piernas una vez habiendo abrazado estas anteriormente y haberles apegado hacia sí, no esperaba tener que recurrir a la súplica, sin embargo había resultado algo embarazoso para ella, sin olvidarse del posible regaño seguido de un sermón de horas por parte de su manager si este se enterase de cómo estaba actuando tiempo atrás en las instalaciones justo frente a alguien, cuando este le había dejado más que en claro que la imagen era lo más importante de un artista, y que era su responsabilidad cuidar la propia. No es que a ella le importase del todo, pero su carrera recién iniciaba y no deseaba dejarles una mala impresión a otros.

Miró de reojo al contrario, sin mover su rostro o dirigir su mirada plenamente hacía este, por el contrario, aprovechando su larga cabellera para cubrir su acción. Un Joven un tanto alto, de cabellera castaña y orbes de un color obscuro apenas dejando a notar una tonalidad verde en estos. Apuesto a primera instancia, y con un delicado sonrojo en sus mejillas que demostraban que ella no era la única que se encontraba incomoda en aquel momento. Si, pocas canciones ahora reflejan los sentimientos de sus intérpretes, este chico lo ha logrado perfectamente Respondió al final la pregunta inicial del otro, sonando más tranquila, sin mirarle aun directamente, perdiendo su mirar en la pantalla frente a sí, terminando de disfrutar la canción que estaba por acabar en cualquier instante. El vídeo era sencillo y no mostraba a su artista más que vagamente al inicio y al final, sabía el nombre, sin embargo no conocía su apariencia del todo aparte por aquel MV, lo cual le parecía extraño pues se trataba de alguien de su misma empresa.

Algo de pronto dio ‘clic’ en ella, justo en el momento en que al final del vídeo por primera vez enfocaban completamente el rostro del cantante nuevamente. Sin importarle ahora mucho su vergüenza y el incidente y espectáculo que le había dado al chico anteriormente al ver en la pantalla aquellos peculiares ojos que hacía poco había visualizado de cerca, sus ojos se abrieron por completo de la sorpresa, su boca se entreabrió levemente y dirigió su mirar hacia el chico a su lado aún sin creerlo totalmente.
avatar
Amelie C. Pond

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Beginning ― Priv. Anthony

Mensaje por Anthony Von Diederich el Jue Jul 31, 2014 10:04 pm

Iniciarse como un vocalista de una banda la cual aún no se formaba, podía ser duro, y lo que más veía en el camino el joven Tony, eran miles y miles de espinas, pero una escena netamente divertida como la que se encontraba a sus ojos, le hacía considerar que no todos en Hollywood tendrían ese lado que se caracteriza por pisotear a quien se le encuentre en frente. Claramente, podría ser un juicio acelerado para decir esto en su mente, sobre una persona que simplemente se había cruzado en su vista hace unos cuantos segundos. Pero le parecía divertido verlo de aquella manera. No se había dado la tarea de recordar que la gran parte de las personas tienen aquel ser liberal dentro de ellas, haciéndole ser ellos mismos, pues así es Tony, y más cuando compone canciones. Así que a la final de todas, en el fondo, podía comprender la actitud en su totalidad que podría llegar a tomar la pelirroja, aunque se sentía un poco extraño que fuese por su canción, pero era lo de menos ese detalle.

Por los momentos, estaba bien que posiblemente no le reconociese, poniéndose en la posición de la joven, ya que siendo empático, le daría bastante vergüenza a alguien verle cantando su canción a viva voz. Y realmente, le era más práctico que no supiese su identidad, de tal manera, que viendo bien la habitación, dependiendo de la reacción de la joven a la llegada de Tony, aquellos tacones altos podrían parecer una amenaza eminente a cualquier ojo humano. Y por más que las probabilidades de que la punta de aquel tacón quedase clavado en su ojo eran mínimas, pues no quería ser aquel cantante que se presentase con un parche en el ojo. Por escasos momentos pudo notar que la  joven desconocida estuvo de pie, puesto que posteriormente, ésta cayo al puso por obra desconocida, sólo esa pequeña preocupación sobre el estado de ella se apoderó de la cabeza de Anthony. El castaño no pudo evitar quedarse allí parado, así que rápidamente se agachó hasta ponerse en cuclillas frente a la pelirroja. – ¿Te encuentras bien? – Antes de que se diese cuenta, ya estaba preguntando el estado de la joven, por más que ésta no tardó mucho en recuperarse de la caída, y sentarse a un lado del sofá que había en la sala.

Claramente, Tony no podía dejar a la joven allí sentada y hacerse la vista gorda, y menos sabiendo que ésta se encontraba cantando su primera canción. Dado por el estado de cómo estaba la chica, y su pregunta, no había dudas que posiblemente la vergüenza que sentía hasta los momentos, no podía empeorar. – Claro, lo guardaré como un secreto. – Esbozó una larga sonrisa mientras cerraba ligeramente sus ojos, y asentía con su cabeza. Desde un punto de vista exterior, Tony juraría que se vería como un completo idiota con su expresión facial, o mejor dicho, parecería infantil y poco profesional. El escuchar las siguientes palabras de la joven, no podía evitar ponerse en defensa de ella. – No pasa nada, cualquiera puede inspirarse cantando en privado, fue mi error entrar sin tocar, mis más sinceras disculpas. – Podría parecer bastante formal, pero no quería dar una mala impresión. Acto seguido, Tony se levantó estirando su cuerpo, para luego dirigir su rostro sutilmente hacia donde se encontraba la pantalla, transmitiendo el video recientemente grabado sobre su primer single. Cosa que le sorprendía un poco, era que por más que saliese en pocas escenas del cortometraje, pues mucha gente no le lograba reconocer, lo cual se le hacía un poco más cómodo, no quiere imaginarse para nada cómo le hacen las grandes estrellas cuando salen a las calles, tener que tener encima una seria cantidad de fans debe de ser un poco agobiante.

El video ya terminaba, y mirando fijamente a la pantalla, era casi como si se estuviese mirando al espejo, aquellos ojos verdes eran realmente notables. No obstante, pensar que aquella imagen de sí mismo, era lo suficiente para poder darse a conocer, rápidamente, intentó mirar de reojo a la pelirroja, la cual al parecer miraba el vídeo también. Tony mantenía una sonrisa un poco entretenido. Claro estaba, que en algún momento se tenía que dar cuenta de su identidad, lo cual no tardó mucho, al fijarse el castaño en la expresión que sostenían aquellos orbes escarlata. En sus condiciones, lo único que podría hacer el joven cantante, sería soltar una leve carcajada, y pues este caso no fue la excepción, intentando cubrir éste con una mano.

Para no hacer a la joven pasar más vergüenza, retiró la mano que estaba sobre su boca, aun manteniendo la amplia sonrisa que llevaba. Dirigió su mirada completamente hacia los ojos de la pelirroja, encorvando un poco su espalda, y extendiendo su mano hacia ella, intentando ayudarla a levantarse. – Hehe… creo que te habías tardado un poco en dar cuenta… Por cierto, soy Tony, aunque por otras partes me conocerías como Vondier. – Se presentó, aun haciendo su estadía más formal de lo que la llevaba. – Se supone que vine aquí para grabar un vídeo sobre una canción para una película o algo así… – Desconociendo cuál sería la película de la cual se haría el vídeo, hace una semana, la empresa le había pedido que compusiese una canción en el plazo de una semana, lo cual le hizo molestar levemente, pero tenía que por los momentos, seguir adelante con la empresa, a la final de todas, ellos eran los que llevaban más tiempo en el negocio. Ciertamente, por más que hubiese estado algo incómodo componiendo una canción en una semana, esperaba que ésta pudiese contrastar con el contenido de la película en la cual se iba a utilizar.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Beginning ― Priv. Anthony

Mensaje por Amelie C. Pond el Sáb Ago 02, 2014 4:52 pm

Realmente se sentía completamente pequeña en aquel momento, no solo por tratarse de alguien que pese a tener apenas una canción o bien encontrarse en el inicio de su carrera admiraba, sino porque había pasado una de sus más grandes vergüenzas no solo enfrente de una persona, sino de otro compañero de MLF, juntando todo, resultaba ser quizá lo más patético que le pudiera haber sucedido en la vida sin mencionar lo problemático que podría resultar si seguía actuando de aquella forma, por lo que se levantó con rapidez, sin embargo con mucho cuidado para no repetir su error de nuevo, esta vez fue más cautelosa al momento de terminar de levantarse aceptando la ayuda del castaño, colocando enseguida sus tacones frente a ella mirándoles primero con duda pues no deseaba aún colocárselos, pese a que era necesario para poco después ponérselos muy a su pesar, claro que sin demostrar esto en su rostro, acto seguido sacudió un poco su vestido llevando luego sus manos hacia su cabellera para tratar de verse más presentable ante el músico.

Un gusto, mi nombre es Amelie, Amelie Pond Optó por primero que nada presentarse con la formalidad que el joven demostraba, musitando aquellas palabras con tranquilidad y seriedad, siendo cordial y amable contrariando ahora su actitud anterior y esperando de esta forma redimirse un poco por lo ya hecho que ahora resultaba vergonzoso. Intentó de esta forma iniciar de cero, esperando que el joven no tardase en olvidar aquel espectáculo dado por ella misma, aunque admitía que incluso para ella sería difícil el borrar aquella primera impresión. Lo siento Se excusó al escuchar el comentario del joven dueño de aquellos verdes orbes, cohibiéndose un poco ya que este tenía razón, era imposible no darse cuenta, sin embargo la joven no era muy observadora, menos en aquel momento de vergüenza que había pasado, sin contar que solo había escuchado anteriormente la canción, pero jamás había visto el vídeo antes de esta vez. Soy algo distraída, es normal no reconocer a las personas tan fácilmente para mí —  

Dedicó una sonrisa al contrario, una vez estando de pie y en una buena posición, recobrando la compostura y comportándose como era debido. Soltando luego la mano del amable chico que había servido para ayudarle a levantarse. ¿Una película?Cuestionó en casi un susurro, pensando en voz alta pero no pasando a ser del todo audible para quien era ahora su compañero aparentemente. Se encontraba sorprendida y emocionada al mismo tiempo, le resultaba algo agradable el que aquella voz que tanto le había gustado fuese quien interpretaría una de las canciones principales para la película en la cual trabajaba, pero el mismo tiempo resultaba estar sorprendida y molesta por la impresión que había dejado a una de las personas que trabajarían con ella en las siguientes horas y posiblemente días. En ese caso, supongo que trabajaremos juntosCurvó sus labios formando una sonrisa amplia y amable, extendiendo como acto seguido su diestra hacia el músico para saludarle nuevamente, esta vez como un gesto de formalidad por presentarse frente a uno de sus compañeros de trabajo.

Contaré contigo, entoncesEsperó que correspondieran su saludo, tratando de mostrar un poco más de profesionalismo pese a lo sucedido, y a que no se tratara del personaje principal el cual ella interpretaba, era uno de sus papeles más importantes hasta ahora, por lo que resultaba importante para ella. El hecho de ser parte del vídeo, no era más que un acuerdo entre director y su manager, una forma de hacerle más conocida, de integrarle poco a poco en aquel mundo del entretenimiento, consideraba que se trataba de una buena estrategia ya que sus canciones eran buenas y el director mismo de la película le había pedido para interpretar el tema principal, sin embargo para ella resultaba poco ético que su manager utilizase sus contactos para beneficiarle, cuando quien debería estar en el vídeo debería ser el personaje principal y no a quien interpretaba a uno de los secundarios y que aparte se trataba de el antagonista, por más que odiase aceptarlo, era la realidad, con la temática del vídeo y película, era poco coherente que ella fuese quien tomase papel en el vídeo.

Aunque, traería algo bueno esto,  y no penaba seguir viéndolo de una mala manera, no se trataba de si era o no lo correcto, sino que era una oportunidad, y la tomaría de todas formas, no era de aquellas chicas que por ética o principios se dejasen pisotear, los tenía, sin embargo en este mundo tenía bien entendido que había que pisar o ser pisado, comer o ser comido, y al no haber obtenido el protagónico en la película era justo por lo menos a su parecer el que tomase el vídeo. Era buena actriz, nadie podía negarlo, no obstante lo que había logrado arrebatarle el papel, no era que la otra chica fuese buena o mejor, sino su poca credibilidad al interpretar escenas románticas, era un escéptica en cuanto al tema se trataba, y aquello al igual que su nula experiencia en el amor habían terminado por arruinar su actuación y por ende le habían entregado en bandeja de oro el papel a otra actriz. Pero ¿Quién necesitaba esa clase de papeles?, lo suyo no era en definitiva interpretar chicas enamoradas, le agradaban más los papeles profundos y poco típicos, es por eso que se sentía de una forma u otra conforme con uno secundario esta vez.
avatar
Amelie C. Pond

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Beginning ― Priv. Anthony

Mensaje por Anthony Von Diederich el Sáb Ago 16, 2014 9:46 pm

En un principio, Anthony no se habría imaginado que se encontraría con aquella situación al abrir la puerta de ese cuarto; llegando a pensar que sería una rutina como la anterior que tuvo, al grabar su primer single. Los ojos del joven mientras cada vez más se enfocaban en la joven pelirroja, más podía apreciarle correctamente. Ante todo, sobresaltaban aquellos ojos carmesí, como si rubíes atravesados por un haz de luz fuesen, la mirada del joven castaño, se encontraba hipnotizada por éstos. Así mismo, podía fijarse en lo perfecta que podía llegar a ser cada elemento de la joven, formando un concepto único, no sería de extrañarse que cualquier hombre podría enamorarse de la joven con facilidad, por más que se vería un poco subestimado; pero claro estaba que ella podría considerarse una belleza bajo muchos estándares.

Por lo menos, con la presentación de la joven, por lo menos ya podía tener un nombre como referencia, por más que no la haya escuchado en algún lado, ni supiese muy bien cuál fuese su función en Mighty Long Fall Records. Más allá de haber irrumpido en la habitación mientras Amelie cantaba una de sus canciones, no sabía bien si estaría en la habitación correcta, llegando a pensar que estaría entrando a el lugar equivocado, pero por lo menos charlar con una persona un rato, encontrándose con aquella coincidencia en un principio, desmantelaría la palabra ”Cliché” de aquella escena, dando un bonito recuerdo, que claramente no podría contar a nadie. – No pasa nada, tampoco esperaba que me reconociesen tan rápido, pero se siente bien… - Murmuró para sí mismo sus últimas palabras, dando una sonrisa sincera, realmente, le agradaba un poco que alguien estuviese cantando su canción, además de tener una opinión algo profunda de él. Aunque viéndolo desde un punto objetivo sería mejor olvidar aquel “percance”, ya que para la joven Amelie, podría ser más que vergonzoso.

No se había percatado del hecho que aún mantenía sostenida la mano de la joven, hasta que luego la soltase. Aquella suave piel se sentía bastante cómoda, o mejor dicho, esa una sensación bastante extraña, pocas veces el joven Tony podía tener la oportunidad de estar junto a una persona, o mujer, en tal caso, al parecer jamás fue muy bueno en las relaciones que se pueda decir. Sus oídos pudieron percibir un pequeño sonido, cual murmuro fuese; claramente no podía entender qué era lo que decía. – ¿Dijiste algo…? – Ladeó su cabeza, mientras arqueaba una ceja, preguntando sobre aquel sonido, por más que no pudiese ser muy importante, pues su curiosidad actuó primero. Antes de que pudiese dar el tiempo para responder, la joven pelirroja ya se encontraba explicando su colaboración con él en el trabajo. –Oh... ¡Maravilloso! – Exclamó de forma que una sonrisa que sería imposible de borrar se dibujó en sus labios, sintiendo alegría por conocer a aquella dama, y más por tener la oportunidad de poder trabajar con ella, por más que no supiese cuál sería su trabajo en la creación de la canción para la película, aun así se sentiría cómodo de trabajar con una persona así. Por supuesto, Tony tenía aquella sensación de que estaría hablando con alguien importante, pero actuando de manera informal, y no sabría si aquello podría afectar un tanto en su carrera, pero son solo posibilidades. Acto seguido, nuevamente correspondió a la acción de la joven Amelie, tomando su mano con gentileza y estrechando ésta suavemente.

Ahora, sería cuestión de saber qué tipo de película se había hecho, o si ésta canción sería para alguna escena en específico. Tony estaba en lo cierto en admitir la mayoría del tiempo que el romanticismo no era lo suyo, pero pensar en hacer una canción, sin que te avisen si quiera el tema de ésta, pues lo más común que se le ocurrió a Tony fue una canción lenta; y por supuesto, sobre romance, por más que éste nunca haya sido su fuerte.  –Ya que estamos, déjame preguntarte algo… – Mencionando en voz baja, para luego dirigir su mirada hacia aquellos ojos. – ¿Sabes algo sobre el tema de la película…? – Sabía que no había vuelta atrás ya que la canción estaba escrita y compuesta ya, pero no estaría mal saber si había dado en el blanco, o ciertamente había fallado en ello. Podía parecer raro de algún sentido, pero Tony ya se estaría preguntando sobre un futuro, qué haría después de la grabación del vídeo. Ciertamente, sabía que un concierto no podría dar, y menos en aquellas condiciones que ni siquiera una banda con la cual pudiese ser acompañado tenía.

Podía parecer un poco acelerado, ya que apenas estaría iniciando su carrera, pero la ciudad cada vez más le comenzaba a gustar, llegando a parecer hasta como una opción para vivir. Aunque al cabo llegarían problemas como encontrar algún departamento, y todo aquello, lo pensaría bien para poder tomar una decisión concreta.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Beginning ― Priv. Anthony

Mensaje por Amelie C. Pond el Sáb Ago 16, 2014 11:30 pm

¿Qué podría decir ahora?, se encontraba tensa debido a su actuación anterior, y gracias a aquello le era difícil iniciar una conversación normal con el castaño el cual ahora parecía hacer todo el trabajo por ella, y lo agradecía pues ahora mismo se encontraba en cierta forma incapacitada para hablar con normalidad como solía hacerlo. Esperó con paciencia hasta que el joven aceptó y correspondió su saludo, tranquilizándose por que poco a poco este comenzaba a actuar con normalidad pese a su mala primera impresión, y claramente por la educación que había demostrado al no reír o burlarse de aquella escena que le había tocado presenciar al entrar a aquella sala. Estrechó la mano que el joven le tendió, dedicando una de las mejores sonrisas que tenía, le emocionaba trabajar con una persona así, por lo que no era necesario para ella en esos momentos fingir, sonreía plenamente y con sinceridad para el otro, entusiasmada por el trabajo que harían juntos. No obstante su sonrisa no duró lo suficiente, pues la cuestión del músico le desconcertó un poco, esperaba que quien compondría la canción para la película supiera de que trataba, sin embargo toparse con aquella situación le tenía ahora mismo completamente confundida.

— ¿Enserio no sabes?, ¿No te informaron? — Lejos de dar una solución a la cuestión del joven le atacó con preguntas por el shock, sin pensar en cómo el otro podría sentirse con aquellas preguntas que inconscientemente había hecho en el momento. Llevó ambas manos hacia su boca cubriéndola por la impresión que había causado hacia sí misma ante lo que había soltado sin medirse, deshaciendo el suave tacto que hasta ahora había mantenido con el contrario sosteniendo su mano por el saludo. —Lo lamento, lo he dicho sin pensar, ya que es extraño que no se te haya informado acerca de ese tema.― Musitó bajando un poco su tono de voz por la pena de haber de nuevo dejado una mala impresión en el dueño de aquellos verdes orbes. ―Es decir, No es la gran cosa después de todo. Se trata de un drama, ya sabes una película en que el mundo gira en torno a la protagonista y su amado. ―Comentó esto último con algo de molestia, irritada pese a negarlo por no ser ese centro de atención en la película. ―Supongo que, es predecible. ¿No crees?— Apartó por fin ambas manos de tapar sus labios, dejando que aquella última frase se escuchase mucho más clara que el resto. Llevando su diestra hacia su flequillo, acomodándolo como una manía ya.

—De todas formas, al parecer el resto de nuestros compañeros de trabajo tardarán en llegar― Retrocedió un poco y se acomodó de una forma en que sin darle la espalda por completo al joven pudiese señalarle el sofá a su lado, invitándole a sentarse junto a ella― ¿Por qué no nos sentamos un rato mientras esperamos? —Nuevamente en aquel día una sonrisa sincera se había curvado en los labios de la pelirroja, demostrando que lejos de molestarle la compañía de Anthony le agradaba bastante. Le parecía un chico bastante agradable aunque aquella era la primera vez que se encontraba con él, sin mencionar que tenía interés en este, y le resultaba lindo. Aquellos verdes orbes eran simplemente hermosos, por más que deseara dejar de mirar le resultaba imposible no contemplarlos, pero lo que más había llamado la atención de la joven de rojizos orbes era sin duda la voz del chico. La cual desde un inicio, incluso antes de conocerle le había resultado magnifica y logrado despertar el interés de la joven actriz. Se acomodó en el sofá, esperando la respuesta de su ahora compañero de trabajo, esperando no incomodarle más de lo que posiblemente estaba, ofreciéndole aquella cálida sonrisa que pocas veces dejaba mirar y por supuesto el suficiente espacio en el mueble para él.

Por primera vez en mucho tiempo el ambiente que se había formado en una conversación de ella con un chico comenzaba a incomodarle, no porque fuera desagradable ya que por el contrario era del todo de su gusto, sino porque incluso el silencio en aquel momento le resultaban tan confortables que le hacían sentir extraña, irritable por no poder decir nada más y no tener el control total de la conversación como le era costumbre, pero dejando aquel sentimiento y la sensación de comodidad junto al otro resultaban tan buenas que podía pasar por alto lo anterior. Era como si no fuese necesario fingir, pudiendo sentirse completamente ella misma al lado del otro. Claro que, luego de lo que había presenciado era imposible e ilógico seguir fingiendo ser aquella imagen que deseaba dar a toda la compañía de sí misma. Y ahora solo restaba esperar a que le dijeran por que le habían llamado a esa junta, sabía que su trabajo era aparecer en el vídeo y que probablemente pedirían su opinión acerca de la canción, de antemano sabía que esta sería buena, pero estaba preocupada ya que, las canciones románticas o enfocadas en un romance no eran del todo de su agrado de todas formas― Y… ¿Ya has escrito la canción?―Tenía curiosidad, debía admitirlo, en especial por quien era su compositor.

________________________________________________________


I don't care, I ship it <3:


avatar
Amelie C. Pond

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Beginning ― Priv. Anthony

Mensaje por Anthony Von Diederich el Lun Ago 18, 2014 9:14 pm

El castaño por fuera podría verse realmente relajado, pero por dentro, crecía aquella euforia, no sabía si muchas de las personas que tendría la posibilidad de conocer en Hollywood serían personalidades bastante parecidas a la que acababa de conocer, si fuese el caso, tendría una estadía bastante agradable en la ciudad, aunque las probabilidades fuesen bajas para las esperanzas de Tony, pues comenzar por una persona así; podría tomarse como “Comenzar con un buen pie”. Pensándolo mucho, pareciera que por la expresión de la joven al preguntarlo, sonaba muy raro, pues por los momentos un nuevo no se acostumbraría tan rápido a la logística, ni sabría bien cómo sería hacer una canción para una película; pero en tal caso, por mera lógica, darían un tema a tratar. Aunque lamentarse más por ello no tendría sentido, lo hecho; hecho está, lo mejor sería despejar esos pensamientos de su mente, y centrarse con quién estaba hablando. Dando una respuesta a las primeras preguntas de la joven Amelie, asintió levemente con su cabeza, para luego situar su vista en los orbes contrarios.

Ya se le hacía raro el hecho de que cualquier cosa en la que se equivocaba, o hablaba un poco demás, podría salir una disculpa al instante, no sabía bien si sería una especie de ‘tic’, o algo por el estilo, o sólo suposiciones extrañas del joven. Sentir que decir algo por ello, estaría demás, así que simplemente dio una leve sonrisa; dedicándose nuevamente a escuchar lo que tenía para decir la dueña de aquel hermoso cabello carmesí.– Claro, claro, entiendo… así que no me alejé tanto como pensé… - Pues ciertamente, en aquellos tiempos, cada vez se hacían más seguidas las películas en las que habría un romance inmerso en la historia, pues no sería muy difícil asumir que la película en la que estaría la canción, no sería la excepción. – Pues sí… bastante predecible… - Pensándolo mucho, respondió en un murmuro, subiendo su mano hasta su mentón.

Ahora que lo mencionaba la pelirroja, parecía ser que muy pocas personas se acercaban a aquel pasillo, o aquello notó el joven, le parecía extraño, pero al ser un edificio tan grande, pues tendrían que haber lugares vacíos, y pues las personas posiblemente tardarían en encontrar aquella habitación. Ya que no tenía algo mejor que hacer por los momentos, asintió con su cabeza nuevamente para la joven, aceptando su oferta de sentarse a su lado, no sabía bien si sería un privilegio al sentarse al lado de aquella belleza, en su mente, se estaría ganando la lotería de una forma más elegante, sin intentar degradar la buena imagen que tenía de la pelirroja en su cabeza. Caminó hasta el sofá, sentándose en éste, al lado de Amelie, recostándose del espaldar de éste, intentando encontrar una posición cómoda para poder pasar el rato de una buena manera, a esperar que llegasen sus demás compañeros de trabajo. La conversación no tardaría en salir claramente, así que no le molestaría escuchar y responder aquellas dudas que posiblemente tendría la joven, sentía que si estuvo cantando su canción hace unos momentos, pues podría llegar a tener algunas preguntas para un nuevo artista, y no tardó mucho en salir la primera. – Pues sí, aunque creo que puedes adivinar cómo es la temática de la canción… - La verdad era que no le gustaba mucho hablar sobre el romance, pero bueno, si lo que quería era triunfar en la empresa, pues tendría que superar aquellos obstáculos.
No sabría mucho si seguir hablando de la canción, así que se fue por le decisión de querer conocer más a la joven pelirroja. –Entonces, Amelie… ¿Tienes algún tipo de relación con la película…? – Por los momentos, aún Tony no sabía qué tipo de trabajo ejercería la joven en relación a la grabación del dichoso vídeo. Obviando la parte de que podría ser un hombre afortunado, pues estar sentado junto a aquella joven no pasaría por alto la vergüenza que siempre suele tener, por dentro, el castaño se encontraba nervioso, de forma que sentía que en cualquier momento, su cuerpo comenzaría a sudar, aunque eso podría considerarse un extremo, pues tendría que estar demasiado nervioso para llegar a tal caso. Ya que pasaba un rato que no se arreglaba el cabello, el joven movió su flequillo hacia un lado, y sacó el par de ganchitos que tenía en la parte derecha de su cabello, para volver a colocar estos de forma correcta, y más cómoda.

Volver arriba Ir abajo

Re: The Beginning ― Priv. Anthony

Mensaje por Amelie C. Pond el Mar Ago 26, 2014 12:54 pm

Llevó ambas manos hacia delante, dejándolas reposar sobre sus piernas las cuales elegantemente se cruzaron para la mayor comodidad de la joven dueña de aquellos orbes rojizos, no sin antes esperar a que con cuidado y sin desear llamar mucho la atención de su acompañante acomodase su vestido evitando que este subiese más luego de aquel acto. Volviendo enseguida su mirar hacia el castaño fijándola en este atenta a sus respuestas, sin embargo preocupada aún acerca de la imagen que esta le había dejado. Podría parecer inútil ya que ya había sucedido, no había forma de remediarlo, a menos que ahora se encargase de dejar una mejor imagen de sí misma, cosa que intentaría o por lo menos se proponía, no obstante, el joven era abierto, amable y no parecía para nada fijado en apariencias, dejándole como anteriormente dicho, una sensación de comodidad y tranquilidad. Resultaba poco creíble para la chica por lo que aún se mantenía al tanto de cada acción realizada por este chico que inmediatamente había capturado su atención desde incluso antes de conocerle en persona. Al igual que cada una de las acciones propias, actuando como mejor sabía, con tranquilidad, amabilidad la cual ahora resultaba ser real hasta cierto punto, no dejando tentarse por la comodidad que crecía en el ambiente junto al muchacho.

― En realidad, no soy de aquellas personas que amen esa clase de películas ― Hasta ahí era sincera, sin embargo algo en su interior le dijo que parase con la sinceridad, tal cual una voz en su mente le regañase, si, la voz de su manager advirtiéndole que era mala idea. Molesto, en definitiva aquel hombre pese a no estar presente seguía siendo molesto, pero en cierta forma agradecía recordar aquellas charlas con este mismo, pues este mejor que nadie conocía el porqué de su actuar y la imagen que deseaba dar al resto. Optando por cambiar el lugar al cual su primer comentario haría dirigir la plática con el chico, siguiendo con lo que podría decirse una falsa forma de ser suya que pese a no desear demostrarla a alguien como Anthony, se vería obligada en esta ocasión ― Pero me ha parecido de una trama interesante, romántica y tierna ― Si no fuese  actriz quizá en estos momentos habría puesto una cara de asco al terminar aquel comentario obviamente falso. Pero como era de esperarse, su actuación era impecable, demostrando al terminar de hablar una sonrisa al contrario, bajando su mirar lentamente hacia la mesa que adornaba sutilmente la habitación dándole un toque de armonía, dándole razón de ser al resto de los muebles en este pequeño espacio.

― Quizá algún día tenga la oportunidad de actuar algo así, sin embargo ahora mismo soy principiante, por lo que me temo he perdido el papel principal en esta ocasión ― Concluyó su primer comentario, respondiendo a su vez la pregunta que el chico le había hecho unos segundos atrás. Demostrando en su rostro cierta pesadez como si realmente le fuese importante no haber conseguido el papel principal, a su vez también manteniendo aquella sonrisa, para transmitir al chico que ‘se alegraba por aquellos que obtenían el protagónico’. ― Algún día supongo tendré una mejor oportunidad, por ahora solo interpreto un personaje secundario, es decir, estoy actuando en la película ― Cambió de posición, jugando con su piernas, deshaciendo el cruce de su piernas al sentir una leve incomodidad, cruzando la contraría ahora, llevando sus manos hacia sus costados sin importarle del todo como actuase la tela de su vestido dejando que esta subiese un poco dejando al descubierto un poco más de sus piernas, manteniendo su atención ahora en recargar por completo su espalda en el sofá.

― Según mi manager, mi papel en el vídeo es solo aparecer en este, realmente aún no tengo idea del por qué me ha hecho participar en este, cuando no seré más que un personaje secundario ― En cierta forma se había sentido decepcionada por el tema de la canción, debía admitirlo, no era lo suyo el ser la chica ‘enamorada’, ni siquiera en las pantallas. Y al momento de actuar, no hacía el más mínimo esfuerzo para hacer creíble su actuación en dichas escenas de amor, llegando a esos extremos su odio por las mismas. Razón por la cual ahora se encontraba preocupada de interpretar un papel, que pese a ser un vídeo musical seguía siendo un papel, y más importante, quedar mal con su mala actuación frente a un joven que en cierta forma comenzaba a admirar. Diferente a otras veces comenzaba a creer que sería buen ahora hacer un mínimo esfuerzo en el vídeo, esperando al mismo tiempo que la letra no fuese tan empalagosa como se imaginaba. Agradeciendo que el joven mismo hubiese admitido que no le resultaba del todo agradable o no se sentía del todo cómodo con aquella clase de letras.

________________________________________________________


I don't care, I ship it <3:


avatar
Amelie C. Pond

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Beginning ― Priv. Anthony

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.