Últimos temas
» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint
Lun Jun 22, 2015 7:34 pm por Invitado

» Requiem of Fiore {Élite}
Sáb Mayo 30, 2015 12:41 pm por Invitado

» Twilight Secret (Élite)
Dom Mayo 24, 2015 1:12 pm por Invitado

» Con mi guarda espaldas -Priv- momentos de al Cb
Vie Mayo 15, 2015 6:50 pm por Zinay Nut

» | N o N a m e | Newman's File
Vie Mayo 15, 2015 12:17 am por Amelie C. Pond

» Awards {Mayo}
Dom Mayo 10, 2015 4:32 pm por Amelie C. Pond

» :: Fate/Nova :: { Elite }
Dom Mayo 10, 2015 11:54 am por Invitado

» Dong Nae Art School [Normal]
Sáb Mayo 09, 2015 6:48 pm por Camilo L. Slavka

» Academia ShowON ♛ Afiliación Élite
Sáb Mayo 09, 2015 6:35 pm por Camilo L. Slavka


A new start~ [Prv. Gerard Peliesser]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A new start~ [Prv. Gerard Peliesser]

Mensaje por Daniel Le Brun el Lun Feb 02, 2015 1:31 pm

Era una mañana como cualquiera otra. El olor a café recién hecho y el constante e intermitente sonido de esa maquina demoníaca que renacía cada mañana, mezclándose en sus sueños de los modos mas extraños e insospechados. Daniel alargó su brazo hacia esa discordia mientras se sentaba con rapidez, lo cogía con fuerza y lo lanzaba lejos gritando -¡Silenciooooooooooooooo!- Con el peor de sus humores. Se quedó sentada unos minutos, en silencio, mirando su despertador que ahora, posiblemente, ya no podía considerarse mas que chatarra. Cuando su cabeza por fin fue capaz de procesar toda la información y se dio cuenta de que estaba “despierta” murmuro -Ah... He vuelto a hacerlo...-. Puso sus pies en el suelo y un escalofrió recorrió su cuerpo, debería dejar de dormir usando solo una camisa y ropa interior... Suspiro cansada.

Se levantó de la cama con poco entusiasmo, dirigiéndose hacia el comedor perezosamente. Los hombros caídos, los brazos muertos y el cabello hecho un desastre, soltando un largo y sonoro bostezo. La mesa estaba lista, con su café y sus tortitas recién hechas. Se sentó y desayunó, aun estando embobada, mirando a la nada. Sus ojos se entrecerraron y cuando ya los tenia casi cerrados.. -PI PI PI PI PI- se sobresaltó tanto que el café se le cayo encima -¡Auch, quema, quema!- dijo levantándose se la silla mientras usaba una servilleta para limpiarse las piernas. Se dirigió hacia la mesa del teléfono y apagó la alarma. -Esa ama de llaves... siempre haciendo cosas innecesarias, le dije que no necesitaba...- refunfuño entre murmullos para si misma con acento francés.

Se dio una ducha rápida, lavándose el pelo para poder domarlo y peinarlo mas tarde. Se vistió con uno de sus trajes pantalón favoritos. Un pantalón negro algo ceñido, acompañado de una camisa blanca y un blazer largo a juego del pantalón, tanto en textura como en color. Secó y recogió su pelo en una cola de caballo, dejando algunos mechones mas largos acompañar los laterales de su flequillo. Se pintó los labios de un rosa suave con brillo y se puso rimel, acentuando así sus abundantes pestañas. Usó su perfume favorito, uno discreto con aroma a rosas, le gustaba que se notara poco; los olores demasiado fuertes le parecían molestos. Y finalmente se puso sus zapatos de tacón que, si bien de por si ya era mas o menos alta, estos le hacían alcanzar los 1'73 cm.

Salio de su piso tranquilamente, con su bolso-maletín colgando de su hombro. Pese a su disgusto subió al coche, tomándose sus pastillas anti mareo para conducir hasta el edificio principal de la CRR. Hoy iba a ser un día ajetreado, probablemente... Estaba a punto de conocer al joven que iba a ser su “estrella”, la persona a la que debía coordinar y cuidar. Solo espero que no sea un chico molesto pensó por sus adentros mientras soltaba un suspiro. ¿Como diablos se le había ocurrido trabajar como manager? Bueno, en fin.

Finalmente había llegado a la agencia. Se dirigió a su despacho, esperando pacientemente la llegada de su talento. Bueno... quizás no tan pacientemente. Suspiro de nuevo. Aun faltaba media hora para que este llegara -Bueno... Supongo que no estaría de mas leerme su curriculum- A decir verdad siquiera lo había ojeado aun. Se puso sus gafas para leer y comenzó a mirar el archivo que llevaba una semana encima de su mesa, aun virgen. Justo cuando estaba a punto de terminar de leerlo alguien llamó a la puerta Huh, aun faltan 10 minutos, me pregunto si es el... pensó mientras decía -Adelante- terminando de leer el documento y cerrándolo al momento que la puerta se abría.

Daniel Le Brun

Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new start~ [Prv. Gerard Peliesser]

Mensaje por Gerard Peliesser el Mar Feb 03, 2015 7:09 pm

Sus ojos yacían cerrados, con maquillaje corrido producto de la noche anterior. Su cabello estaba desordenado, y sus notorias puntas rojas estaban mas vivas. Al parecer tenían a levantarse por las noches. No le sorprendía, que quizás los químicos hacían que sus puntas se hicieras más manipulables. Sus exóticos ojos apenas empezaban a abrirse. Gerard se solía levantar temprano por mera custodia personal. Cuando estuvo en la banda, solían despertarlo sus compañeros para salir temprano a pasear sin que ninguna fan se diera cuenta, y eso siempre era entre las cinco  y las seis de la mañana. Su vida en la banda había durado años, así que para ser las ocho, Gerard ya estaba cansado de estar en la cama. Se levantó de la cama sin frío alguno, pese a que estaba descalzo y el suelo aún conservaba la temperatura habitual que le dolería en las palmas de los pies, pero estaba muy acostumbrado al frío. Quizás era esa sensación que hacía que se moviera su espalda, o quizás la extraña experiencia que le recordaba a cuando se besaba con su ex pareja Frank, ex integrante de la banda que había roto ya hace meses. Sí, definitivamente más que un recuerdo el frío lo hacía volver al tiempo. No es como si amase a Frank, él lo había superado ya. Sin embargo, no podía negar que con él había vivido lo mejor de su vida...

Bien, eso no importaba ahora. Se había separado de la banda, y como vocalista, la banda se había separado en total. Eso significaba que Gerard sólo tenía la oportunidad de seguir en el mundo del espectáculo como solista. Suspirando, decidió ir al baño para ver como había amanecido. En el espejo encontró lo que todas las mañanas: Su cabello revuelto, con las puntas rojas sobresaliendo —Bien, al menos no quedé calvo esta noche..— Se daba ánimos de manera baja, mientras empezaba a poner una canción con su celular. ¿Un celular en el baño? Uno de varios, le gustaba escuchar música mientras tomaba la ducha. Suspirando, se ponía a escuchar una de sus últimas canciones con la banda. La última, de hecho. "Fake your death".

Tras una media hora lavándose el cuerpo y el caballero, se vistió con sus atuendo más cómodos. No cómodos en la forma en la que le quedaba al cuerpo, sino cómo le hacía sentir. El color rojo y negro eran sus favoritos. ¿Por qué? Lo desconocía, pero los amaba. Si pudiera, podría pintar el mundo entero de aquellos colores. Una bota roja, la otra negra. Una chaqueta de cuero oscuro y una camisa del mismo tono, cinturón rojo, guantes rojos... Oh, y como toque final, un poco se sílica en sus puntas para avivar su tono. Sonriendo, miró el reloj. Apenas las nueve. Bien, tenía una media hora para irse aún. ¿Qué podía hacer?. Ver la tv... no. ¿La computadora? Menos. ¿Cantar? Bueno, quizás. Gerard estaba algo nervioso. Sabía que le iban a contratar sí o sí, aunque sabía que era otro manager, otra disquera. A veces extrañaba su antigua banda, pero lo hecho ya estaba hecho. Con una sonrisa baja, corrió hacia su pequeño estudio que tenía en su casa. Sí... los extrañaba... ¿Por qué tenía que romper con todo? Ya había dejado las drogas, el alcohol. ¿Por qué se sentía vacío? Ahora quería regresar a estar en My Deadly Romance...

Del estudio, sacó una guitarra y con ella se dirigió a la sala. Se quitó los guantes y sintió como sus ojos se llenaban de lágrimas. No por los recuerdos, pero cada vez que se inspiraba tenía que llorar. Y así lo hizo, se puso a cantar y a cantar, una y otra canción. Pero en su mente seguían los recuerdos de su banda, de Frank, la multitud. Ahora iba a continuar solo. Eso no le aterraba, sólo que no tenía muy claro como lo iba a hacer. Se había superado y quería seguir el camino solo, ¿Pero realmente eso lo haría sentir igual de vivo...? Lo dudaba. Miró el reloj. Le quedaban cuatro minutos para salir, el tiempo necesario para tocar otra canción. Esta vez le salió del corazón, cerró los ojos  y dejó que todo sucediera por su cuenta —So long to all my friends... everyone of them met tragic ends....—. Terminó de cantar y bajó para subir al auto e ir a la disquera. El trafico era leve, casi inexistente. No diremos que no lo era, pues el "casi" hace incapié en que se trata de Los Ángeles. Llegó temprano. Acomodó sus guantes y con algo de cuidado, pidió indicaciones para pasar con "La señorita Le Brun". Miró la puerta, y se quedó ahí un par de minutos. Quizás ni había llegado.... Pero valía la pena arriesgarse, y tras tocar y escuchar una voz femenina que le aceptaba la visita, Gerard abrió la puerta, entró y la cerró tras de él casi por la espalda —Buenos días... Um, Soy Gerard Way.... ¿Gerard Peliesser? Vine a la entrevista...— Torpe. Se había presentado con su apellido biológico y el adoptado. Suspiró encaminándose, sentándose en una silla delante de la fémina, preguntándose si su error le habría confundido.

Volver arriba Ir abajo

Re: A new start~ [Prv. Gerard Peliesser]

Mensaje por Daniel Le Brun el Miér Feb 11, 2015 12:12 pm

La puerta se abrió y un joven entró. Cabello medianamente largo, de un castaño vivo con algunas puntas rojas, probablemente de un teñido anterior. Tenia un peculiar estilo de vestir, bastante asimétrico combinando el rojo y el negro. No media tan poco como para ser considerado “bajo” pero tampoco lo suficiente como para pensar que era “alto”. Actualmente si Daniel se pusiera de pie probablemente no seria mucho mas alto que ella, o esa fue como mínimo la impresión que tuvo al lo verlo. Mientras seguía analizando al joven, mirando por encima se sus lentes que, en realidad entorpecían su vista, pues eran para leer, este habló, presentándose. Al hablar menciono 2 apellidos distintos cosa que al parecer lo puso nervioso... ¿había cometido algún error? Bueno, a ella realmente no le importaba, así que hizo como que no había notado el detalle. Muchos artistas usaban un nombre artístico, así que no era nada nuevo que tuviera un apellido distinto.

El joven se sentó frente a ella, dándole la oportunidad de verlo mas de cerca. Daniel se levantó un poco de su silla, llevando su mano derecha hacia la barbilla del joven, cambiando levemente el angulo de su rostro para verlo bien. Acercó su cara a la de el, mirando sus ojos fijamente.

-Tienes unos ojos muy bonitos- Dijo mientras seguía mirando los obres del joven, de un color extrañamente exótico. -Ah, lo siento, me he dejado llevar, no me prestes atención- comentó mientras volvía a sentarse y se sacaba las gafas, dejándolas plegadas encima de la mesa. -Encantada de conocerte Gerard, mi nombre es Daniel Le Brun. Puedes llamarme Daniel o Dany, como prefieras.- dijo mientas le ofrecía una sonrisa profesional. -Bien, ahora sin mas, vayamos al punto principal- Dijo esta vez poniéndose algo mas seria. -Como manager solo tengo 3 condiciones- explicó mientras levantaba su mano, señalando 3 dedos -Mientras las sigas y las respetes tu y yo nos llevaremos genial, si no te gustan o no estas de acuerdo con ellas, entonces olvídate de mi.- dijo dejando claro que eran indiscutibles.

-Primera condición: Se discreto. No me interesa que clase de vida amorosa tengas, pero llévala con discreción y si es posible evita cualquier cosa ilegal. Puede que la pedofilia, violación y este tipo de cosas sean normales en este mundo, pero evitalo. ¿Porque? Simplemente es molesto lidiar con este tipo de situaciones. Si necesitas liberar el estrés con alguna cosa búscate un hobby, no se, juega el golf, ve a pescar, etcétera, etcétera, pero a mi no me pongas en problemas solo porque te aburres. En pocas palabras, a no ser que tengas a un tipo apuntándote con una pistola y diciéndote que violes a una niña, olvídate de ello.- Dijo, siendo algo irónica con la frase final.

-Segunda condición: Las drogas están prohibidas. No hay nada que odie mas en este mundo que una persona que no cuida su propio cuerpo. Las drogas no traen nada bueno, solo problemas, evitalas a toda costa, si por casualidad te pillo drogado, drogándote o me entero de que te has drogado, prepárate porque nuestro contrato habrá terminado.-
Esta condición era sumamente importante para Daniel. Ella siempre había ido con cuidado con estas cosas, nunca se había drogado, no fumaba y a pesar de que a veces bebía, siempre iba con cuidado de no sobrepasarse.

-Tercera condición: Confía en mi. En este mundo confiar en otras personas es complicado e incluso si tienes gente en la que confías siempre hay una pequeña duda en ti “¿Realmente puedo confiar en esta persona?”. Eso esta bien, aquí este tipo de duda es inteligente. Pero conmigo es distinto, tienes que confiar en mi. ¿Como puedes hacerlo? Simple. No hay ningún manager lo suficientemente estúpido como para llevar a su estrella hacia la ruina adrede. Mi éxito depende de tu éxito, Gerard, y eso significa que yo soy probablemente de las pocas personas que querrá ayudarte, pase lo que pase. De ahora en adelante seré tu única y mejor aliada. No se si tienes realmente gente en la que confías, si la tienes es maravilloso, hay pocas de estas personas en el mundo. No te digo que dejes de confiar en esas personas, te digo que yo no te traicionare sin importar que, porque este es mi trabajo.- Estaba siendo totalmente seria con el asunto,  podía sonar superficial, pero esa era la realidad. -Si tienes un problema estaré allí para ayudarte, si quieres llorar te consolare, si has hecho algo bien te felicitare, piensa en mi como en tu mejor amiga, tu confidente, o como tu quieras, pero tenme confianza.

-Esas son las tres condiciones y para mi son inquebrantables. Por ultimo Gerard, déjame contarte algo... - Dijo mientras se levantaba hacia la maquina de café que había en la sala y servia uno para ella y otro para el.- ¿Sabes que sucedió con el ultimo chico que estuvo a mi cuidado? Es simple. Me dejó. Dijo que era muy restrictiva, que no le daba libertar. Se buscó a otro manager, uno que lo consintiera y le dejara hacer lo que quisiera. Mientras estuvo conmigo su carrera iba subiendo, su popularidad aumentaba, todo iba sobre ruedas. Pero, ¿Sabes como esta ahora? Las drogas lo arruinaron, su manager lo dejó hacer lo que quiso y ahora la carrera de ambos se ha ido al pique. ¿Sabes porque? Porque no confiaban el uno en el otro. Si ese manager hubiera confiado en el, habría sido capaz de sentarlo y decirle “Has cruzado la linea”, pero no pudo hacerlo y ambos terminaron hundiéndose. No te pido confianza inmediata, eso seria absurdo, pero ten esta historia en mente, no quiero terminar hundida en el mismo mar que esos dos- dijo mientras le daba un sorbo a su café.

-Aunque... puede que yo fuera la primera en llevar a ese joven hacia la perdición...- musitó, con un aire melancólico. En el fondo se sentía algo culpable “Si solo no hubiera sido tan estricta” seguía culpándose a si misma. -Fui con extremo cuidado... Era un joven frágil, sabia que si se volvía adicto le costaría dejarlo, sabia que iba a ser difícil, por eso decidí ser extremadamente dura. Quizás me equivoque. Gerard, soy humana, también me equivoco. Puedo ser muy testaruda, pero si crees que estoy siendo demasiado dura dímelo. No quisiera volver a cometer el mismo error una segunda vez- Dijo de nuevo algo triste. -Y antes de que terminemos con este discurso... Dime, ¿has tenido problemas con drogas alguna vez? Si ya los has tenido entonces es distinto. Si sientes que quieres volver  a probarlas tienes que decírmelo para que pueda disuadirte de hacerlo. Y si lo haces tienes que decírmelo para que pueda reñirte lo suficiente para que se ti quiten las ganas de volver a hacerlo de nuevo- Dijo riendo un poco. Esta ultima era en realidad una pregunta trampa. Si lo investigaba podría saberlo fácilmente, pero quería saber si el joven había entendido realmente a que se refería cuando le hablaba de la "confianza".

Bueno... ¿Tienes algo que decir, Gerard?- Dijo temiendo haberlo asustado con toda su charla.

Daniel Le Brun

Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A new start~ [Prv. Gerard Peliesser]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.