Últimos temas
» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint
Lun Jun 22, 2015 7:34 pm por Invitado

» Requiem of Fiore {Élite}
Sáb Mayo 30, 2015 12:41 pm por Invitado

» Twilight Secret (Élite)
Dom Mayo 24, 2015 1:12 pm por Invitado

» Con mi guarda espaldas -Priv- momentos de al Cb
Vie Mayo 15, 2015 6:50 pm por Zinay Nut

» | N o N a m e | Newman's File
Vie Mayo 15, 2015 12:17 am por Amelie C. Pond

» Awards {Mayo}
Dom Mayo 10, 2015 4:32 pm por Amelie C. Pond

» :: Fate/Nova :: { Elite }
Dom Mayo 10, 2015 11:54 am por Invitado

» Dong Nae Art School [Normal]
Sáb Mayo 09, 2015 6:48 pm por Camilo L. Slavka

» Academia ShowON ♛ Afiliación Élite
Sáb Mayo 09, 2015 6:35 pm por Camilo L. Slavka


― El Artista Individual {Priv. Lia}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

― El Artista Individual {Priv. Lia}

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Mar Ago 26, 2014 10:01 pm

Cuando decides el camino del arte, no queda mucho que hacer, en el sentido en que debes confiar plenamente de tus habilidades. Ya te desempeñes como actor, cantante, bailarín, estés tras bambalinas o incluso cuando eres un simple aprendiz, como lo era Gilbert en este momento.

De hecho, cuando estas recién iniciando tu carrera en el mundo del espectáculo, es donde mas necesitas confiar en ti, no ponerte obstáculos y ni trabas que te impidan desarrollarte y soltarte como debería serlo en un escenario. Especialmente al tener que afrontar las criticas, opiniones y el diferente tipo de Mierda que te dice la gente al ver que no eres lo suficientemente profesional al no tener tanta experiencia.

O el caso era al revés, te tiraban flores en vez de mierda.

Pero, si existía una persona que realmente confiara en cada uno de sus sentidos, tan cual como un pueblo se entregaba completamente a su Rey sin quejas ni opciones. ¿Quién más? Beilschmidt, por supuesto.

Y es que, por Dios, no había venido desde tan lejos, desde otro continente precisamente, para estancarse y tropezar con la pequeña piedra que se le pusiera en su camino. Es más, las pateaba muy, pero muy lejos de aquí. De manera que no les volvieran a estorbar. No en otras palabras, que no se les volvieran a cruzar ante su carmesí mirada.

Desde que había iniciado su carrera “Oficialmente”, se había representado solo, tal como era de esperarse. En aquellos últimos dos años había aprendido que el mundo del estrellato podría ser completamente sucio. En el que hasta la más pura alma se ponía tornar de una tonalidad grisácea, adornada de matices grises. Sacando a los animales que cada una de esas santas almas guardaba en su interior. Por ende, iba solo a todas partes a representarse a él.

Exacto, no contaba con grandes amigos que lo siguieran en el mundo de la actuación, o por lo menos en lo artístico. A su vez, no contaba con la presencia de un manager que lo ayudase a conseguir los grandes papeles a los que aspiraba y soñaba protagonizar. Porque nada era mejor que un reflector.

Por ende, Gilbert solía considerarse un Artista Individual.

De todas formas, tampoco había perdido el tiempo últimamente. Había logrado conseguir un par de papeles en un par de obras y papeles secundarios en otras, más bien, películas. Aunque a veces fuera rechazado al tener un Curriculum algo pobre, destacando el hecho de la ausencia de las clases de actuación, asegurando abiertamente que no las necesitaba, que con demostración de su talento era suficiente, porque de eso le sobraba. El verdaderamente confiaba en sí, plenamente en sí. Por lo mismo, sabía que debía jugar, ya fuese de manera sucia o no, debía jugar. Y la búsqueda de un Manager era lo esencial primeramente.

Esa era la razón por la que ahora estaba parado frente a un espejo, contemplando su pálida figura, con sus mejores pintas. O algo parecido. Bueno, no. Se encontraban con algo cómodo y de tonalidades oscuras que contrastaban de sobremanera con su piel. Y es que por Dios, no debía esforzarse en aparentar ser algo que no era. Además, el era perfecto, ¿Para qué fingir?

Entonces se dirigió hasta las oficinas en donde se había conseguido la entrevista, con su típico paso rápido y continuo. Nadie tenía idea de cómo la había conseguido, ni siquiera él. Posiblemente como había conseguido todo a lo largo de su vida y carrera; Por arte y obra mágica del destino.

Parado frente a la oficina de quien podría ser su futura manager, sonrió de lado, algo extasiado. Esto podría llevarlo al reconocimiento que tanto buscaba y seguía los pasos correctos. Y sin más preámbulos toco la puerta, a un rimo energético. ― Señorita Lia ― Llamo el peli-blanco, entusiasmado a mas no poder. Rasgo psicológico típico proviniendo de el.

Volver arriba Ir abajo

Re: ― El Artista Individual {Priv. Lia}

Mensaje por Lia Da Firenze el Dom Ago 31, 2014 7:54 pm

Todas las personas tenían sueños y esperanzas, todos aquellos que quieren unirse al mundo del espectáculo debían tener fuerza y creer en sus habilidades y de eso Lia sabia bien, era por eso mismo que ella era sincera con cada persona que entraba por su puerta buscando una oportunidad, a todos aquellos que ella consideraba que no tenían talento les decía que no servían para el mundo de la farándula y era muy conocida en CRR por ello, la mayoría era bastante sutil, pero ella no, y como siempre ahora se preparaba para tener que soportar gente que creía tener si quiera el leve talento como para salir al estrellato,

Su día no había comenzado para nada bien, primero se había quedado dormida y estaba prácticamente contra reloj, luego el agua en su ducha había salido mas fria que nunca debido a una falla en la regulación, para rematar esto cuando salio de la ducha Tortuga -su gato- paso entre sus pies haciendo que cayera sin poder evitarlo de cara al suelo. La chica se encontraba con un humor de perros, el cual demostraba claramente con sus susurro de maldiciones en italiano, porque la chica solo lo hacia en su lengua original, era un toque personal para ella el hecho de hacerlo así sin más, además de que muy poco la entendían cuando lo hacia.

Salio de su departamento con su ropa cotidiana, el traje era indispensable debido a que tenia que parecer seria, siendo una manager era un regla, aunque en lo personal ella prefería llevar ropa mas ligera o al menos normal, aunque lo único de lo que jamas lograrían sacarle seria su collar y daga, la segunda estaba oculta claro esta, no podía andar con semejante arma a la vista, pero sin ella se sentía desprotegida, vaya chica que era la rubia.

Al llegar al edificio no pudo evitar suspirar, era la única que aun no había conseguido un representado, pero no se quejaba, después de todo ella era la que los rechazaba, pero de hecho no era del todo su culpa, ella no quería tener que andar detrás de una niñita mimada o de un chico malo que rompía las reglas, ellos para cualquier persona solo eran un gran dolor de cabeza -desde su punto de vista- además que ella tenia que de cierta manera "controlar" su vida, itinerario, entrevistas, presentaciones, etc, y el tener a uno como los anteriores nombrados era simplemente insoportables, ya que o eran demasiado exigentes o creían que podían hacer lo que querían.

Entro al lugar a un paso acompasado al ritmo de la música que escuchaba por medio de sus audífonos, podía tener el traje, pero ella de alguna u otra manera lograba salirse del estereotipo de Manager, recto y de traje, ella parecía mas rebelde e independiente que eso, y por eso mismo es que trabajaba en Chemical River Records y no en Mighty Long Fall Entertainment, ella quería que sus artistas no fueran niños exigentes ni mimados, prefería un poco de locura y que fueran ellos mismos, porque de eso según ella trataba el ser famoso, no ser tan rectos, sino ser ellos mismos y divertirse haciéndolo, el ser famoso no era una obligación, por lo que tampoco debía ser recto como lo había definido MLF con sus artistas, o al menos eso creía la rubia, aunque claro, ellos tenían mas trayectoria en el área de entretenimiento que CRR.

Camino a su oficina con un expreso que había comprado en el camino y claro, una bolsa con galletas, porque que aunque no lo aparentaba ella amaba comer a cada rato, fuera un dulce o una galleta, además hoy seria un largo día para la rubia, había aceptado ver a algunas personas que deseaban al igual que todos los otro, llegar a la fama, ahora solo esperaba que no fueran iguales a los otros quinientos que hay en la calle, tenia que tener paciencia y no demostrar su mal humor que había producido la mala mañana, no quería espantar a personas con verdadero talento.

La chica tomo su agenda para ver quien era la persona que vería primero "Gilbert Beilschmidt" al leer el apellido suspiro pesadamente, Alemán pensó la chica, no sentía especial agrado por esta nacionalidad, como por los hombres, el segundo por culpa de su pasado, aunque claro, el primero también lo era de cierta manera, además que desagradaba inmensamente su comida, las papas definitivamente no eran su comida favorita, pero tenia que controlarse, después de todo quizás el chico realmente tenia esperanzas para triunfar en el mundo de la farándula.

Al escuchar el sonido de la puerta no dudo en pararse y soltar un pequeño "pase", al escuchar la puerta abrirse observo detenidamente al chico, era albino de ojos rojos, estatura un poco mas baja que el alemán promedio, aunque la chica no negaría el hecho de que era guapo, quizás serviría de modelo o actor -Señor Beilschmidt, bienvenido, tome asiento- musito mientras se sacaba los audífonos, dejando escuchar por brevedad "M.I.A de Avenged Sevenfold" -Dígame ¿Hacia donde esta centrado usted?- dijo mientras volvía a sentarse, sin dejar de observarlo detenidamente, después de todo quizás fuera su futuro representado -Me refiero ¿que quiere ser? ¿actor, músico, idol?- pregunto mientras sacaba una de sus galletas y la llevaba a su boca, esperando a que el albino respondiera a su pregunta.

Volver arriba Ir abajo

Re: ― El Artista Individual {Priv. Lia}

Mensaje por Gilbert Beilschmidt el Miér Sep 17, 2014 4:00 pm

Si nos ponemos a hablar específicamente de Gilbert, sumando las grandes hazañas de su pasado, oh, maldita sea, podríamos hablar todo el día, seguir hasta la madrugada con un par de cervezas y seguir hablando de el día siguiente. O por lo menos el podría hacer eso. En el mundo no existía nada más hermoso y perfecto que el.

Y bueno, ahora debía dar una entrevista. Su entrevista. Era capaz de dar todo de sí, enumeraría con alegría y alto orgullo cada una de sus virtudes, y sus defectos, también los contaría con orgullo. Ah, no, esperen, el no tenia defectos, era el Gilbert, claro. Ay, maldita, a penas llegara a su escritora soltaría todo lo que pensaba en cuanto a su persona. Como ya dijimos, no le daba pena hablar de él, sabía perfectamente como comenzar. Después de todo, las entrevistas eran para hablar de uno, ¿No?

Abrió la puerta sin timidez ni titubeo alguno, encontrándose a pocos metros a quien podría ser su futura representa, o simplemente alguien que lo rechazaría, el destino es caprichoso, nunca debemos olvidarnos de aquello. Diviso con él una mujer de larga cabellera rubia que hacia juego con sus ojos tan intentos como el cielo. La dama en cuestión tenía una figura y silueta preciosa, era preciosa. Era la más vil y asquerosa mentira negar aquello. Pero no por la belleza ajena se iba a dejar intimidar. De hecho no, todo lo contrario, hasta podía significar otra oportunidad de pavonearse como tanto acostumbraba a ello.  

Y ahora sí, iniciaba su momento.

Aun era temprano, se cuestionaba si verdaderamente el primero o no, pero no importaba. Sería la entrevista mas magnifica que la cabellera dorada presenciara en toda su carrera. No, carajo, no, era imparable, era malditamente asombroso. – Gracias –  asintió el de mirada carmesí, posando aquellos orbes de brillo juguetón en el intenso cielo del que era dueña la contraria.  

Ya sentado en la silla frente a este, adopto una posición en el que se dejaba ver cierto gesto de arrogancia, con las brazos cruzados y las piernas ligeramente separadas mientras su torso se encontraba ligeramente inclinado hacia atrás, chocando con el respaldo de la silla. A su vez, todo estaba acompañado de su expresión. Y es que sin sus gestos su lenguaje corporal no podía estar completo. En este yacía su obvia mirada, intensa, fija e incluso intimidante para los débiles de carácter, sin olvidarnos de su sonrisa, ladeada, arrogante y confiada.

Aquella expresión que lo hacía parecer conseguir todo lo que deseaba. ¿Sería eso mentira?

Se aclaro la voz antes de continuar, posiblemente esta sería una entrevista de palabras y frases largas, o tal vez no, pero no estaba demás tratar que su voz saliera un tono perfecto y parejo, aunque ya de por si su voz no era muy melódica que digamos – Quiero dedicarme al mundo de la actuación – Contesto. Gilbert podía ser demasiadas cosas, así como un montón de ellas iban ligadas con su actitud, la timidez y vergüenza no iban con él. Parecía haber nacido sin aquellos atributos, por decir así, lo desconocía tal como un huérfano a sus padres – Pues, vera – Se incorporo un poco más en su asiento – La actuación me gusta bastante, desde que era pequeño siempre quise ser actor – Recordó episodios de su más tierna infancia, ya era arrogante para ese entonces – He actuado en un par de obra y he aparecido en un par de películas como extra – Se apresuro a decir a pesar de que nadie le había preguntado nada, por ende, si en una película se veía algún punto blanco posiblemente era Gilbert.

Le dedico una sonrisa, quizá se había adelantado un poco, ¿Pero quién no lo quería escuchar hablar de sí mismo? – Lo siento, lo siento – soltó una leve carcajada – Me adelante, ¿Qué preguntas tiene para mí? – Levanto las cejas sin dejar de sonreír. Posiblemente actuaba de una manera un poco más arrogante de lo normal. Oh, bueno, no. ¿Eso era posible?

Ábreme, 1313:
Omg, siento mucho la demora, no pensé que el tiempo había pasado tan rápido D: asjd Y la verdad es que el post no me termino de convencer nunca ;;

Volver arriba Ir abajo

Re: ― El Artista Individual {Priv. Lia}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.