Últimos temas
» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint
Lun Jun 22, 2015 7:34 pm por Invitado

» Requiem of Fiore {Élite}
Sáb Mayo 30, 2015 12:41 pm por Invitado

» Twilight Secret (Élite)
Dom Mayo 24, 2015 1:12 pm por Invitado

» Con mi guarda espaldas -Priv- momentos de al Cb
Vie Mayo 15, 2015 6:50 pm por Zinay Nut

» | N o N a m e | Newman's File
Vie Mayo 15, 2015 12:17 am por Amelie C. Pond

» Awards {Mayo}
Dom Mayo 10, 2015 4:32 pm por Amelie C. Pond

» :: Fate/Nova :: { Elite }
Dom Mayo 10, 2015 11:54 am por Invitado

» Dong Nae Art School [Normal]
Sáb Mayo 09, 2015 6:48 pm por Camilo L. Slavka

» Academia ShowON ♛ Afiliación Élite
Sáb Mayo 09, 2015 6:35 pm por Camilo L. Slavka


Inspiración y un choque… (Priv. Akira Hayashi)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Inspiración y un choque… (Priv. Akira Hayashi)

Mensaje por Sakura Namida el Mar Ago 19, 2014 7:18 pm

Música, colores, gente yendo y viniendo.



Esa era la atmosfera típica de Chemical River Records, la disquera para la cual me encontraba trabajando desde hace 2 años. El motivo de que ahora estuviera dicho lugar se debía al llamado que hicieron para que revisara la música de una nueva canción la cual me encontraba escribiendo, y he de decir que los músicos a quienes contrataron para realizarla eran increíbles, su melodía congeniaba a la perfección con la idea mental que formé en mi cabeza cuando empecé la escritura de cada frase, cada renglón y cada palabra plasmada en el borrador que presente hacia una semana, y ahora debía terminar si no, tanto arreglo musical no serviría de nada.
Con la melodía aun repiqueteando en mi cabeza, decidí sentarme en la recepción de la disquera, un sitio muy movido el cual, aunque a muchos terminara pareciéndoles extraño para la inspiración, en mi caso particular, ver semejante crisol de personas juntas en un mismo lugar, hacían surgir mi veta artística tal como funcionaba ahora, impulsándome a escribir sin parar, con tanta rapidez que pareciera prendería fuego al papel donde trazaba.

- ¡Termine! –exclame con enorme felicidad levantándome de un brinco del sitio donde me había sentado, evaluando maravillada mi obra, y no es que fuera alguien soberbia ni nada similar, solo que, cuando tenía en mis manos una nueva canción finalizada, obra de mi mente claro está, mi corazón repiqueteaba fuerte en mi pecho y la adrenalina recorría mis venas tan rápidamente como si de un auto en plena carrera se tratase.
Solo eso podía describir mi sentir en esos instantes, mi emoción rebosante no era cosa nueva para el recepcionista quien solo me veía negando mientras sonreía leve como si quisiera decir “Otra vez con una nueva canción”, solo para proseguir con sus típicas tareas.
Ajena al revuelo que solía armar cada que estaba ahí para crear letras, sin quitar la mirada de mi adorada obra camine rumbo a lo que creí, sería la salida, pero, por torpeza de mi parte, choque con un joven.

- Disculpa –musite retrocediendo un poco, ya que mi cara se había incrustado en su espalda provocando que se volteara. Era un chico mayor que yo, cabello azulino, bastante alto y rostro amable o al menos, eso me pareció; estaba segura que lo había visto antes, es más apostaría un dineral a que se trataba de “Zero”, un Idol de la disquera donde estábamos situados ahora.

Volver arriba Ir abajo

Re: Inspiración y un choque… (Priv. Akira Hayashi)

Mensaje por Akira Hayashi el Dom Ago 24, 2014 2:15 pm

Aquella mañana Akira se había levantado con el ánimo por los aires. Por muy raro que le pareciese, lo habían citado algunos de los productores de la compañía  Chemical River Records para grabar una maqueda de unas cinco canciones con su voz en solitario sin el refuerzo de su hermano Ren. Se sentía y era bastante extraño pues ellos llegaron juntos a Hollywood anunciados como un dúo de revelación japonesa, pero una vez allí se habían distanciado un poco más el uno del otro. Akira se estiró en la cama y se levantó rápidamente preparándose para salir de una vez. Había quedado dentro de una media hora y no quería llegar tarde por lo que hizo todos los preparativos a una velocidad considerable y abandono su apartamento pensativo a la vez que ilusionado por lo que acabaría haciendo unas horas más tarde.

Se encontraba frente a las puertas de la disquera. El joven de cabello azul se paró en seco delante de las mismas mirándolas de arriba a abajo notando como una sonrisa burlona se le había comenzado a dibujar en la faz, dejando entrever su agradable dentadura a vista de quien salía del lugar. Akira se encontraba un tanto nervioso, ¿qué clase de gente podría conocer allí dentro? o ¿con qué famoso podría toparse por los pasillos buscando la sala de grabación? todo aquello para él era un reto, una meta que superar, y no podía evitar sonreír al estar a punto de cruzar la línea de lo que sería continuar cumpliendo su sueño en una de las ciudades más alucinantes de Estados Unidos. El idol recién llegado tiró de la puerta con una de sus manos y quedó ensimismado contemplando la recepción, pues no era nada como él se lo había imaginado, ni mucho menos. La elegancia era su punto más fuerte en cuanto a decoración, y múltiples artistas paseaban por los pasillos lejanos, descansaban en los bancos o conversaban entre ellos. No sabía qué hacer, sin embargo, dio media vuelta y a su izquierda encontró una mesa alta donde se encontraba la recepcionista.

Perdone...¿Puede decirme dónde puedo encontrar las...— Su voz se paró en seco, cerrando los ojos y dando un pequeño golpe sobre el mostrador. No podía creer que se le hubiese olvidado cómo decir esas palabras en inglés. Miró hacia los lados buscando a alguien que pareciese oriental para que pudiese ayudarle, pero no tuvo suerte, ¿cómo pudo ocurrirle algo así en estos momentos? Se quedó pensativo un momento un tanto avergonzado y volvió a mirar a la mujer recepcionista. — ...salas de grabación? — Akira se relajó de repente y haciendo una leve reverencia de disculpa dibujó una sonrisa nerviosa.

Sin embargo, antes de que la muchacha pudiese decirle la dirección, notó que algo se chocó contra su espalda lo que provocó que el chico se diera la vuelta. Para su sorpresa, era una chica de estatura más baja que él, con cabellos rosados y un ojo de un color distinto al otro. Se trataba de la famosa idol White Neko, su mirada era inconfundible. —¡No hace falta que te disculpes!— Pronunció de repente el peliazul, un tanto sorprendido por la grata sorpresa. —Aunque deberías mirar un poco por donde caminas, podrías caerte y hacerte daño.— Continuó diciendo con un tono amistoso y una sonrisa burlona mientras la agarraba del mentón, acercando su cara a la de la chica sin ningún tipo de miedo, simplemente se comportó como él mismo era.

Volver arriba Ir abajo

Re: Inspiración y un choque… (Priv. Akira Hayashi)

Mensaje por Sakura Namida el Lun Ago 25, 2014 12:59 am

Tal como lo había pensado, la persona con la cual me había topado era Zero, un Idol que si mal no recordaba cantaba con su hermano, o eso creía, puesto que últimamente estaba desactualizada de las noticias de los demás músicos por hallarme enfrascada en mi propia agenda.
Por suerte el choque no le que había molestado en absoluto, cosa que comprendí por su mirada alegre y una sonrisa un tanto… ¿Burlona?
Tal vez su reacción no fuera la mejor, pero si un millón de veces preferible a verlo con molestia total gracias a mi gran torpeza.
Iba a disculparme nuevamente, acompañando las palabras con una leve reverencia, costumbre aun arraigada a mí por mi descendencia, mas sin esperarlo, mi corazón comenzaba a desbocarse, peligrando de escapar entre mis labios luego de escalar libremente mi garganta como hacía en esos instantes, el motivo de esto era evidente, el de cabellera azulina, para nada cohibido, sostenía mi mentón acercándose su rostro peligrosamente al mío, acción que termino por obligar a mi cerebro procesar cientos de preguntas, con algunas más destacables que otras.

¿Qué hacía? ¿Porque esa confianza repentina? ¿Me estaba confundiendo con alguna novia? ¿Acaso le guste a primera vista? ¿Pensaba besarme en ese momento? O quizás, solo deseaba molestarme.

Fuera el caso que fuese, mi reacción fue rápida; eleve ambas manos delante de mi rostro olvidándome por completo de que la nueva letra seguía entre mis dedos, la cual ahora serbia como pared divisora entre mi rostro apenado y el del atractivo muchacho.

- Tú quieres… -no tenía idea de cómo las palabras conseguían salir con tanta precisión, aunque en un hilo de voz tan suave que seguramente solo el joven escuchaba –esto… ¿Quieres ver la canción? Acabo… de escribirla y… no tengo a quien mostrársela antes de entregarla –sinceramente no tenía idea de porque le ofrecía eso al chico, quizás un método de autodefensa, un cambio monumental de tema para escudar la pena del instante que estaba viviendo–entonces… tu… ¿Qué dices? –automáticamente mordí mi labio inferior, bajando sutilmente la hoja permitiéndome ver los ojos ajenos, apostando que indudablemente el muchacho también podía apreciar los míos, quedando el resto de mi sonrojado rostro oculto detrás de la hoja con frases recientemente plasmadas.

Puede que fuera conocida musicalmente como alguien directa, extrovertida y un sinfín de cosas más, estereotipo para nada herrado, pero muchísimas veces pesimamente interpretado, debido a que, todo eso era aplicable en situaciones más normales, no en una en la cual inesperadamente otra persona tomaba tantas libertades para conmigo, no obstante luego de una charla más calmada quizás y hasta pudiésemos llevarnos mejor.

Volver arriba Ir abajo

Re: Inspiración y un choque… (Priv. Akira Hayashi)

Mensaje por Akira Hayashi el Sáb Ago 30, 2014 11:13 pm

No se trataba de un gesto que normalmente se dedicaba a hacer, simplemente podría decirse que fue algo así como un movimiento involuntario que hizo sin pensar. Aun se mantenía en aquella posición tan comprometida en medio de la entrada de la disquera, justo frente al mostrador de la recepción sin ningún tipo de reparos. La sonrisa ladina de Akira seguía constantemente dibujada en su rostro mientras contemplaba de cerca las finas y delicadas facciones de la famosa White Neko sin darse cuenta de la incomodidad que había empezado a sentir la muchacha, ahora helada, inmóvil y sin poder mover un solo dedo. Sin embargo uno de sus brazos se movió de forma rauda y veloz y colocó un papel un tanto arrugado entre sus caras, rozando la nariz del joven. Este cerró unos segundos los ojos, para después abrirlos al haber podido escuchar la voz temblorosa de la idol con cabellos rosados.

¿Una canción...?—Se separó unos milímetros del papel un tanto sorprendido por la reacción repentina de la chica y comenzó a leer la letra de forma rápida, sin ponerse a "leer entre líneas" como él mismo decía; algo en esos momentos le distrajo de los garabatos sobre el papel que ella le había plantado sobre la nariz. Había bajado la altura del muro que separaba sus rostros hasta el punto en que podían contemplar sus miradas de forma recíproca. Akira arqueó un tanto las cejas quedando ensimismado con los ojos de la joven, tan característicos e inconfundibles, sumiéndose en ellos y comprobando que su mirada era tan profunda que no podía ver el final en ese color negro intenso de sus pupilas.

Esa situación se alargó un interminable espacio un minuto, en el cual Akira sintió que el mundo dejaba de ser y solo existían aquellos dos jóvenes muchachos, tan sumamente cerca el uno del otro que ya la vergüenza había perdido sus sitio, o al menos para Akira. Sin embargo, el sonido de un timbre hizo que él saliera de su sueño y "despertó", parpadeando un poco y dándose cuenta de que su mano seguía plantada en el mentón de White Neko, ¿Qué diablos estaba haciendo? ¿Por qué había mostrado tanta confianza hacia ella? ¿Quizás sería por su posible descendencia asiática?

Miles de preguntas viajaban por la mente de Akira mientras se retiraba de ella con rapidez y dibujaba una sonrisa nerviosa de disculpa a la vez que se pasaba la mano una y otra vez por su nuca, despeinando algunos mechones de su cabello azul intenso y llamativo. —Discúlpame, no pretendía hacerte sentir incómoda... Por cierto, puedes llamare Akira.— Su expresión y tono de voz cambió a uno más amable, risueño y tranquilo, haciendo una leve reverencia para presentarse ante aquella chica que había conseguido evadirlo de la realidad.—¿Quieres...sentarte? ¿O quizás tomar algo de té o café?— Sentía que no sabía qué decir ante una celebridad como ella y más habiendo tomado tanta confianza en su primer contacto cara a cara frente multitud de gente que entraba y salía traspasando una y otra vez las puertas lujosas de la compañía disquera Chemical River Records; no le gustaría saber lo que alguna de esas personas había podido pensar de ellos...

Volver arriba Ir abajo

Re: Inspiración y un choque… (Priv. Akira Hayashi)

Mensaje por Sakura Namida el Lun Sep 01, 2014 1:18 am

Luego de conseguir musitar tan suaves palabras, permanecí estática pocos segundos más, en los cuales mi mirada bicolor se había posado en los fascinantes ojos del muchacho postrado frente a mí, quien parecía no querer liberar mi mentón de entre sus dedos, no obstante, poco a poco, segundo a segundo, la incomodidad era sustituida por una tranquilidad que nunca creí llegar a considerar en un momento como el que estaba viviendo, era como si, repentinamente el tiempo se hubiera detenido por un par de segundos pero… eso sería imposible, sin embargo, era lo que sentía.
Los sonidos a mi alrededor cesaron, la música estridente de la recepción dejo de escucharse con el mismo volumen anterior convirtiéndose solo en un distante eco o un pequeño arrullo en mis odios, quienes eran vigorosamente atacados por la constante melodía de mi corazón, marcando un compás acelerado, quizás producto de la cercanía del azulino pero, entonces ¿Era posible sentir tranquilidad y a la vez nerviosismo? Al menos, en ese instante podría decir que era 100% cierto.
El frenesí de emociones en mi cabeza y pecho acabo cuando el chico de manera presurosa recordó soltar mi rostro, actuando con nerviosismo, un cambio bastante abrupto a comparación de su accionar anterior pero quizás, eso fue lo que me hizo pensar que esa expresión más infantil en su faz era algo tierna, cosa que pensaba decirle al momento como hacía con cada idea que se cruzaba por mi cabeza, pero antes de siquiera mover los labios para emitirla, sus palabras de disculpa consiguieron detenerme, seguidas por una presentación y una oferta de pasar algo más de tiempo juntos, o quizás solo era una compensación por hacerme sentir nerviosa con sus acciones anteriores.

- Así que… te llamas Akira –musite, sopesando su nombre, el cual, verdaderamente le iba bien, como algunas personas dicen al oír un nombre que creen que encaja a la perfección con la persona, no pude evitar pensar en la frase “Tiene cara de Akira”, riendo internamente de mi ocurrencia, cambiando mi ánimo al instante,  pudiendo así mostrarle una cálida sonrisa al joven, intentando calmarlo un poco puesto que mientras se disculpaba termino por despeinarse levemente, alborotando aún más su salvaje cabellera –es un gusto… entonces tu puedes llamarme Sakura –ofrecí sonriendo enormemente, guardando de momento la letra de la canción entre mis ropas que consistían en una falda negra estilo escoces, camisa blanca oculta debajo de un suéter canela sobre el cual reposaba un saco azulino, prendas de una institución musical privada donde asistía para mejorar lo más que pudiera con los diversos instrumentos, creyendo que de ese modo me sería un poco más sencillo poder escribir mis letras o enseñarle a los músicos que tocaban conmigo la manera en que había pensado, debería oírse la melodía, pretendiendo crear una canción lo más armoniosa posible y claro está, intentar no confundirlos con mis explicaciones –pues… prefiero el café, con un poco de leche de preferencia… no me gusta mucho totalmente negro porque es demasiado amargo… al menos a mí me lo parece –de esa manera termine por aceptar su oferta, para después acercarme a el de manera peligrosa como muchos pensarían, colocando mis manos sobre sus hombres intentando no perder el equilibro –estas… un poco despeinado –musite suavemente mientras mis brazos se estiraban un poco más, pasándolos suavemente sobre su cabellera, la cual se sentía bastante sedosa entre mis dedos –pero… lo arreglare pronto –abstraída en mi accionar, ignoraba como siempre al resto del mundo, importándome poco lo que llegaran a pensar, para mí, aun después de un momento algo incómodo, Akira termino por parecerme amable y por ello, si lucia desarreglado en un sitio como en el que estábamos ahora, pudiese terminar por recibir alguna indirecta de otro artista, cosa que conocía bastante bien, sobre todo cuando un músico se cree mejor que otro buscando el mas mínimo desperfecto en otro con la intensión de hacer desdeñosos comentarios.

Volver arriba Ir abajo

Re: Inspiración y un choque… (Priv. Akira Hayashi)

Mensaje por Akira Hayashi el Jue Sep 18, 2014 9:25 pm

Asintió con la cabeza certificando las palabras de la chica. Sí, su nombre era Akira y al parecer no muchas personas aún se había dado cuenta de su verdadera identidad, ¿tan oculta estaba su identificación que ni los Idols japoneses la sabían? Se le dibujó una pequeña sonrisa curiosa que rápidamente se borró para volver a mirar a White Neko, la cual también había decidido presentarse de forma personal ante él. Abrió un poco más los ojos al escuchar su nombre. Sakura siempre le había parecido un nombre perfecto para una chica con un conjunto de sílabas lo suficientemente impecable como para que describiera su belleza. Otra cálida sonrisa se le dibujó y se volvió a acercar a su cara, sin embargo esta vez no tan cerca, y agachándose para estar a su misma altura. —Sakura es un bonito nombre para una bonita persona.— Aclaró, y sin tener ningún tipo de reparo se volvió a apartar lentamente e incorporándose de nuevo. No sabía por qué motivo los nervios de sí mismo venían y desaparecían por momentos en aquella situación; no tenía palabras ni pensamientos para explicar cómo había podido hacer aquello último habiendo estado antes avergonzado y ni saber qué hacer. La verdad es que el encuentro se había convertido en algo alocado para Akira.

Quedó observando a Sakura, ahora guardando la canción que le había enseñado entre la ropa que llevaba puesta en aquellos momentos y paró su mirada en ella. Llevaba puesto una especie de uniforme escolar, lo que extrañó un tanto a Akira sembrando la duda en sus pensamientos; era raro ver a alguien por la compañía disquera con un uniforme de ese calibre, aun así le pareció bastante innovador y personal, lo que le hizo dibujar una media sonrisa de forma inconsciente. Sin embargo, la voz de la joven nipona le hizo despertar de sus pensamientos. Había aceptado su proposición de beber algo en el establecimiento y rió levemente al escuchar sus gustos sobre el café. —Está bien, entonces lo trae-...— Su voz se cortó al ver cómo Sakura se acercaba a él y alzaba sus manos empezando a acariciar sus azules cabellos, los cuales estaban despeinados desde hacía unos minutos.—...-ré ahora...— Terminó de decir con un hilo de voz de forma perpleja, con una expresión un tanto sorprendida. No se esperaba en absoluto la reacción de la muchacha de mirada inconfundible, y mucho menos que llegara a colocarse de nuevo tan cerca de él. Carraspeó un poco y volvió a sonreír de forma tímida mirándola, señalando de forma nerviosa la cafetería que se encontraba en la sala contigua tras un gran arco por el cuál se podía contemplar el interior de la misma. Los nervios habían vuelto a la situación actual por lo que buscó una salida fácil para poder relajarse de nuevo. —¿Quieres...? ¡Voy a pedir tu café!— Exclamó sin darse cuenta. —Espérame en una mesa cercana, si quieres, no tardaré en volver.

Habiendo dedicado una expresión amable pero intranquila a Sakura, se dirigió a la cercana cafetería del establecimiento y cuando llegó a la barra pidió el café que le había pedido ella y un té verde, y seguidamente metió las manos en los bolsillos de sus pantalones jeans color negro en busca de algunos dólares para pagar las bebidas, dándoselos después de forma amistosa al  camarero que le sirvió y se dirigió a paso ligero de nuevo hacia las mesas. Suspiró de forma profunda mientras caminaba y con la mirada divisó a Sakura sentada en una de las mesas que se situaban más cercanas a la pared. Volvió a sonreír de forma leve y fue rumbo a la mesa. Cuando llegó le tendió el café a la chica y dejo su vaso de té en el sitio de enfrente donde ella se había sentado. Sin embargo, cuando se iba a sentar, Akira notó la espalda algo pesada y con un movimiento algo brusco escuchó un ruido de un golpe y que una fuerza no lo dejaba sentarse; entonces se acordó, y asustándose e volvió a levantar de forma repentina. —¡No...! Había olvidado por completo que llevaba el shamisen a la espalda por la grabación...— Se quitó la funda de la espalda rápidamente, sentándose con una mirada preocupada y acto seguido abrió la funda. Se sentía como si el mundo hubiera desaparecido de repente y la preocupación le nublaba la mente ahora. No podía creer que aquél golpe que había sonad hubiese sido su preciado instrumento. Esperaba que al abrir el estuche del mismo, éste estuviera bien, sin imperfecciones...y al fin lo pudo ver. —Ahhhh... está bien.— Suspiró aliviado, y se dejó caer sobre el respaldo de la silla, ahora mucho más tranquilo, cerrando los ojos con una sonrisa.

Volver arriba Ir abajo

Re: Inspiración y un choque… (Priv. Akira Hayashi)

Mensaje por Sakura Namida el Sáb Sep 20, 2014 2:59 am



Apenas y terminaba de acomodar sus suaves cabellos cuando note como repentinamente deicidio separarse de manera suave, mientras en sus labios se dibujaba una sonrisa que no supe descifrar, haciéndoseme muy extraño, después de todo Akira no parecía ser del tipo de chico que se apena por ese tipo de acercamientos o al menos, eso me pareció por su manera de actuar para conmigo hacía pocos minutos.
Negando internamente aparte aquellos pensamientos en cuanto lo escuche decir que iría por las bebidas mientras pedia me encargara de buscar un asiento, para luego verlo marchar directo al café, prácticamente trotando, acto que consiguió se me escapara una leve risa pensando en que ese joven tan directo era, como mencione con anterioridad, ciertamente adorable a su modo, cosa que para la edad que debería poseer el Idol se convertía en una cualidad peculiar, peculiaridad que llamaba mi atención, después de todo medio mundo prefiere relacionarse con el estereotipo de normalidad pero en mi caso siempre me pregunte ¿Para qué hacer algo tan aburrido como eso? Ya que, mientras más diferente, o “extraña” como algunos describen, es la persona, más divertido se vuelve el tiempo a su lado, por ello siempre prefería rodearme de gente de ese calibre, personas particulares que despertaran curiosidad produciendo grandes litros de diversión que anhelaba embotellar y repartir, después de todo, yo no era alguien precisamente estándar, desde mi apariencia hasta actitud que muchos catalogarían como bipolaridad era el “mar de extrañeza” y aun así, contaba con gente a la cual llegue a querer muchísimo.
Moviendo mi cabeza de izquierda a derecha, deseche aquellos pensamientos tan poco usuales, relegándolos en algún apartado rincón de mi mente, después sencillamente entre a la cafetería, buscando entre el gentío una mesa adecuada, sin poder dejar de apreciar el lugar. Un sitio anexado a la recepción de la disquera CRR, el cual, apenas cruzabas el arco divisorio, era igual a ser  transportado a una cafetería de Rodeo Drive; colores cálidos adornaban sus paredes, muebles que iban desde modernas baquetas hasta algunos cómodos sofás y claro está, el intoxicante aroma de los granos de café recién molidos, los cuales eran como la cereza del pastel en aquel particular sitio.
Ahora que lo pensaba, era raro que entrara a esa “cafetería”, si mal no recordaba esa sería la primera vez que lo hacía, puesto que normalmente siempre que iba a la disquera corría directo al sitio de grabación para comenzar con mi trabajo y en dicho lugar era donde me llevaban algo de café para que dejara de cabecear mientras ensayábamos.

- “Se supone que he estado por aquí dos años… y creo que solo me la paso desde la entrada a la sala de grabación, a la de ensayos y de nuevo a la salida” –pensé una vez encontré una mesa despejada junto a una de las paredes, sentándome mientras esperaba a Akira –“pero… me conozco bien el edificio… solo que el tiempo no suele dárseme para explorarlo como me gustaría

Suspire con cierta curiosidad pensando en los demás lugares de esa gran edificación donde ahora nos encontrábamos; hasta lo que sabía, descontando pequeños lugares, el resto deberían ser oficinas tras oficinas, pero ¿Quién sabe? Quizás con algo de sed de aventura en las venas, podría llegar a descubrir sitios de interés o, eso deseaba creer.
Tan inmersa me encontraba en mis inquietantes ideas, que solo regrese a la tierra cuando Akira poso la taza de café justo delante de mi persona, dejando que su aroma emergiera de ese oscuro liquido hasta mi nariz gracias al cálido vapor que desprendía, pensaba agradecerle cuando, de repente, un sonido de golpe seco capto mi atención, seguidamente escuche a mi joven acompañante lamentarse de manera angustiada, tal parecía que olvido por completo que llevaba un instrumento en sus espaldas.
Parpadeando extrañada ante aquello esperaba que su querido “Shamisen”, como él le llamo, siguiera en perfectas condiciones mientras, por otro lado mis pensamientos vagaban en la clara idea de ¿Qué cosa pudiera haberlo distraído a tal grado de olvidarse que cargaba con ello en su espalda?
Por suerte, ante sus nuevas palabras de alivio supe que aquella especie de guitarra de tan solo tres cuerdas seguía intacta.

- Eres distraído en serio –murmure con cierto alivio y un toque de gracia al verlo tan apegado con aquel objeto, entendiéndolo completamente, después de todo en mi hogar poseía un precioso piano el cual odiaría se dañara, pero estaba segura que de cargarlo en mi espalda, si no terminaba aplastada por el mismo, me daría cuenta de que lo llevaba enzima –es un instrumento peculiar –acote mientras acercaba mi silla a la del contrario, quedando lado a lado, con la intensión de ver más de cerca su instrumento ahora posado entre sus manos –dijiste que era un Shamisen ¿Verdad? –interrogue apreciando un pequeño asentimiento de parte del azulino –ya veo… creo que vi uno cuando era más pequeña pero… prácticamente no lo recuerdo, pero admito que el tuyo es bastante bonito Akira –le sonreí con soltura para dar un sorbo a mi bebida la cual, gracias a la leche constaba de bastante espuma, termino por dejarme con un pequeño “bigote” justo encima de mi labio superior, bigote que decidí omitir mientras no desprendia la mirada de aquel instrumento musical proveniente del otro lado del océano –pero dime… ¿Qué fue lo que te distrajo tanto como para olvidarte del pobre? –eleve mi mirada posándola en la contraria, esperando una respuesta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Inspiración y un choque… (Priv. Akira Hayashi)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:32 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.